Entre las empresas que han resultado perjudicadas por la actuación de estos individuos figura la Confederación Sindical de la Comisión Obrera Nacional de Cataluña, a la que defraudaron 66.133,96 euros a través de 20 transferencias electrónicas.

En la operación policial han sido detenidos 17 individuos: ocho españoles, tres ucranianos, dos rusos, un lituano, un cubano, un argentino y un francés, y se han esclarecido 40 estafas bancarias y 30 delitos relacionados con el blanqueo de capitales.

Los responsables de la red, residentes en el extranjero, captaban las contraseñas de la banca ´on line´ utilizando diversas técnicas de ´Phishing´, y posteriormente realizaban transferencias a través de la red a cuentas abiertas por los colaboradores.

Estos últimos utilizaban en algunos casos documentación falsa para su apertura, y eran los encargados de reintegrar el dinero al exterior, principalmente a la capital de Moldavia, Chisinau, a través de compañías de envío de dinero (Western Union y Money Gram), operación por la que percibían un 10 por ciento del importe de la transferencia.

´MODUS OPERANDI´.

Los correos electrónicos iban dirigidos a una serie de empresas o particulares a los que solicitaban que confirmasen su clave y la contraseña bancaria alegando que se había producido una caída de la red, o bien, que el servicio quedaría anulado si no se facilitaban estos datos.

Una vez obtenidas la clave y la contraseña por parte de los responsables de la organización que operaba desde el extranjero, hacían una selección de las cuentas más importantes en cuanto a su cuantía.

Acto seguido, lanzaban los ´scam´ de ofertas de trabajo para captar colaboradores en España a los que ofrecían importantes beneficios. Estos últimos se encargaban entonces de abrir cuentas bancarias a las que se realizaban las transferencias. Los colaboradores o ´muleros´ remitían el dinero obtenido y se quedaban un pequeño porcentaje de las transferencias.

En otras ocasiones, la organización registraba dominios en Internet, donde alojaban contenidos maliciosos dedicados a ´capturar´ información y páginas de diversas empresas que ofrecían vacantes laborales para la recepción de capitales y posterior envío a otro país.

DESARROLLO DE LA OPERACIÓN.

La operación fue iniciada por el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, que investigaba a una organización que en julio de 2006 empezó a ofertar trabajo relacionado con antigüedades y joyas. Esta supuesta empresa se hacía llamar Tolli´s Art & Antique Ltd.

En septiembre del mismo año, el apoderado de la Confederación Sindical de la Comisión Obrera Nacional de Cataluña denunció una estafa electrónica en tres de sus cuentas bancarias. La estafa de 66.133,96 euros a este Sindicato se produjo a través de la realización de 20 transferencias no consentidas.

Las gestiones posteriores de los grupos de Delitos Tecnológicos de Madrid, Sevilla, Granada, Málaga, Alicante, Las Palmas de Gran Canaria y Marbella, pusieron al descubierto las restantes víctimas del fraude.

Si bien la organización delictiva seguía el patrón común del ´Phishing´, con algunas variantes como la captación de los colaboradores o ´muleros´, y la utilización de empresas que alegaban dedicarse a las antigüedades y las joyas, también utilizaron empresas de ´software´ y otras que se hacían pasar por ONGs de ayuda a niños.

El trabajo de los colaboradores en este último caso consistía en recibir las ayudas en una cuenta bancaria, quedarse un porcentaje, y el resto mandarlo a la falsa ONG, como Childrenneedhelp.org, tohelpchildren.com, ayudaninos.com o youhelpchildren.com. Los investigadores pudieron averiguar que los integrantes del grupo habían creado para conseguir sus propósitos el dominio: mcdowellmyers.com.

COLABORADORES ESPAÑOLES.

La banda había captado, a través de ´scam´, a varias personas españolas que eran utilizadas como intermediarios para blanquear hacia los países del este de Europa el flujo del capital obtenido con las transferencias fraudulentas. Éstos mantenían con los responsables de la red una relación a través del correo electrónico, mensajería instantánea y por medio de mensajes de telefonía móvil.

Periódicamente recibían las instrucciones para la realización de las transferencias y cómo retirar el dinero y enviarlo a la organización. La mayoría de los colaboradores conocen el entramado de la red y las actividades de desarrollar. Algunos de los muleros captados no son profesionales y su participación en el entramado delictivo obedecía únicamente a la oferta laboral recibida para desarrollar un trabajo bien remunerado.

Entre los colaboradores que se encargaban de la apertura de cuentas ha sido detenido un trabajador temporal de La Caixa en Barcelona, que creaba falsas identidades con las que abría cuentas bancarias de la entidad para la que trabajaba. Posteriormente, facilitaba esa presunta identidad y la cuenta abierta a nombre de una persona inexistente a los responsables de la red para que realizasen las transferencias falsas.

DETENIDOS Y EFECTOS INTERVENIDOS.

Según informa la Policía en un comunicado, los detenidos son: Cristian A. G., nacido en Barcelona y de 22 años; Daniel G. D., cubano de 36 años y residente en Barcelona; Tamara S., rusa de 20 años y residente en Parets del Vallés (Barcelona); Irina M., natural de Poemob Ha Daey (Rusia), de 28 años y con domicilio en Barcelona; Manuel L. Z., nacido en Huesca, de 47 años y residente en Barcelona.

Asimismo, otros detenidos son: Oleh R., natural de Ucrania, de 30 años y con domicilio en Málaga; Yurchenco O., nacido en Otradovra (Ucrania), de 30 años y residente en Córdoba; Yana O., natural de Alchevck (Ucrania), de 37 años y con domicilio en Málaga; Konstantin B., nacido en Lituania, de 30 años y residente en Torremolinos (Málaga); Guillermo G. T., natural de Buenos Aires (Argentina), de 40 años y con domicilio en Sevilla; Fernando B.C., nacido en Madrid, de 37 años y residente en Granada, y Francesc Antoni C.V., natural de Alcoy (Alicante), de 37 años y domiciliado en la misma localidad.

Como colaboradores de este grupo han prestado declaración cinco individuos más en Valencia y Las Palmas de Gran Canaria, precisa la nota del Cuerpo Nacional de Policía, que añade que entre los efectos intervenidos destacan 83.456 euros en efectivo y en cuentas bancarias bloqueadas, 25 cartillas de cuentas bancarias utilizadas en el fraude, 8 cartillas de cuentas bancarias preparadas para nuevos fraudes, 35 resguardos de transferencias, así como numerosos correos electrónicos en los que se reciben instrucciones y pasos a seguir por los colaboradores.

Del mismo modo, los agentes se incautaron de abundante documentación en la que se reflejan personas captadas y potenciales víctimas, así como documentos preparados para ´scam´, con ofertas de trabajo.