En el último barómetro del año pasado un 72 por ciento de los ciudadanos se mostró a favor de retirar las tropas de Afganistán y el Líbano si se producían bajas en combate. Del 49% que ahora es partidario de que España tenga una presencia militar en Afganistán, el 33% se inclina en que ésta se mantenga en los términos actuales y el 10% optaría por una reducción.

También ha descendido el número de españoles que hace una valoración positiva de la misión en Afganistán. Si en diciembre de 2006 constituían un 60%, ahora representan un 49%. Y es que un 69% piensa que la situación ha empeorado en los últimos meses y un 50% está convencido de que seguirá a peor en el futuro.

En consecuencia, el porcentaje de españoles que considera la misión "muy peligrosa" aumenta del 34 al 46%, con lo que nueve de cada diez ciudadanos ve peligro en la presencia de las tropas allí.

Con respecto a Líbano, un 79% califica de peligrosa la presencia española allí, un 47% apoya la continuidad de la misión y un 43% optaría por la retirada. Entre quienes defienden la continuidad, un 35% sostiene que la presencia se queda como está ahora.

Tanto en el caso de Afganistán como en Líbano, el grupo de edad que se inclina más por la retirada abarca a los mayores de 65 años (53% con respecto a Afganistán y 51% para Líbano). Los que prefieren mantenerlas tienen edades de entre 31 y 45 años (38% para Afganistán y 40% para Líbano).

Por otra parte, un 65% cree que la amenaza del terrorismo islamista en el mundo es mayor que antes de la invasión de Afganistán.