El presidente del PP, Mariano Rajoy, exigió ayer al Gobierno que "no sume un nuevo despropósito" a la política antiterrorista e impida que Abertzale Sozialisten (ASB) Batasuna pueda presentarse a los próximos comicios. El líder del PP, que aseguró que esta formación "es Batasuna", recordó al Gobierno que es una formación ilegalizada por parte de los tribunales, por lo que reiteró que se trata de una formación que "no se puede presentar" a las elecciones.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido, garantizó que en las elecciones del 27 de mayo no habrá ningún partido en fraude de ley, porque el Gobierno aplicará la legislación vigente "en su letra y en su espíritu" para evitar que ASB sea una mera sucesión de Batasuna. López Garrido insistió en que el Gobierno aplicará la ley "en su letra y en su espíritu, en su integridad y con absoluta firmeza".

El portavoz del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Enrique López, recordó que la Fiscalía y la Abogacía del Estado tiene "la obligación" y no solo la "potestad, derecho o posibilidad" de investigar la inscripción de Abertzale Sozialisten Batasuna.

El PNV considera que la lista ASB es un "anzuelo evidente" por parte de la ilegalizada Batasuna y da por hecho que el Gobierno "no cederá". Josu Erkoreka, portavoz en el Congreso, dijo que "lo que la sociedad vasca y la opinión pública en general espera de Batasuna es una desvinculación clara, rotunda y terminante de la violencia.

El portavoz de ERC en el Congreso, Agustí Cerdá, alertó de que "es mejor un grupo parlamentario que no un ramillete de bombas", en referencia a la posibilidad de que Batasuna pretenda presentarse a través de ASB.