Según informaron a Efe fuentes de la Subdelegación del Gobierno de Cádiz, el barco, con bandera panameña, procedía de Fortaleza (Brasil) y había hecho escala en Tenerife, donde tampoco se les permitió el desembarco.

Tras no poder desembarcar en Cádiz, el buque zarpó del puerto de Cádiz en dirección a Valencia, tras partir desde el muelle Alfonso XIII de la capital gaditana a las 13.10 horas de esta tarde.

La actuación de la Policía Nacional se produjo tras una orden de la Comisaría General de Extranjería de Madrid, aunque cuatro de los bolivianos fueron trasladados por la Policía hasta un aeropuerto ya que contaban con un pasaje de avión de vuelta en regla.

Aunque se desconoce de momento las razones exactas para no permitir la entrada a estas personas en territorio nacional, las fuentes indicaron que entre ellas se barajan las de carecer de la documentación necesaria, que hubiesen sido expulsados de territorio Schengen durante cinco años por estancia ilegal, que hubiesen sido detenidos por acciones delictivas en este territorio o que existiese contra ellos una reclamación judicial.

El barco, de 251 metros de eslora y bandera panameña, se encontraba desde ayer fondeado en la Bahía de Cádiz hasta atracar esta mañana en el muelle de la capital gaditana y llevaba a bordo 500 pasajeros.