El lehendakari, Juan José Ibarretxe acudió ayer a declarar por segunda vez ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) por reunirse con Batasuna. En su declaración, Ibarretxe, imputado por un delito de desobediencia, volvió a reconocer que se reunió con los líderes de la formación ilegalizada el pasado 22 de enero y avisó que lo seguirá haciendo en el futuro ya que para alcanzar la paz es necesario "hablar de todo y con todos".

También acudieron a declarar ante el TSJPV los dirigentes de Batasuna Arnaldo Otegi y Rufi Etxeberría que admitieron ante el juez que se han reunido con todos los partidos con el objetivo de "resolver el conflicto". En ambos casos, su declaración ante el TSJPV se debe a la decisión del Alto tribunal vasco de ampliar la querella penal contra el lehendakari por reunirse con Batasuna, tal y como había solicitado el Foro Ermua.

Como ya hiciera el pasado 31 de enero, el lehendakari acudió al Palacio de Justicia de Bilbao acompañado de su equipo de Gobierno.

"Son muchísimas las personas, la gran mayoría de la sociedad vasca, las que no entienden qué es lo que está pasando. Esto es una especie de obra de teatro sin pies ni cabeza", proclamó Ibarretxe en un discurso celebrado a las puertas del tribunal tras prestar declaración.