En estos mismos siniestros, una persona ha resultado herida grave y cinco lo han sido de carácter leve.

El viernes se produjeron dos accidentes mortales en los que fallecieron cuatro personas y otras tres resultaron heridas leves; mientras que el sábado, la jornada más trágica, se contabilizaron seis siniestros en los que murieron siete personas y hubo un herido grave y dos leves.

Hasta las 20.00 horas de hoy, se han registrado tres accidentes con tres víctimas mortales en los que no ha habido heridos.

Uno de los accidentes más graves del fin de semana ocurrió el viernes en Cáceres en el kilómetro 0,500 de la carretera CC-29.2, que une las localidades de Torrejoncillo y Holguera, donde dos jóvenes de 20 y 17 años fallecieron tras salirse de la vía el coche en el que viajaban y chocar posteriormente con un árbol.

Además, con motivo del Gran Premio de España de Motociclismo, que se celebró este domingo en Jerez, han muerto cuatro motoristas, tres de ellos en las inmediaciones del circuito y otro perdió la vida el mediodía del pasado viernes en la N-322 en Alcaraz (Albacete) al colisionar con un camión cuando se dirigía a este evento deportivo.

En cuanto al estado de las carreteras, a las 20.00 horas permanecían cerrados algunos tramos de siete puertos de montaña de la red secundaria en las provincias de Burgos (Estacas de Trueba y Lunada), Huesca (Portalet), La Rioja (Peña Hincada), Navarra (Belagua) y Cantabria (La Sía, Palombera, Lunada y Estacas de Trueba).

Las mayores dificultades en la circulación se encontraban en Madrid con cinco kilómetros de tráfico lento en la A-5 (carretera de Extremadura) a su paso por la localidad de Móstoles y otros cuatro kilómetros en la A-1 (carretera de Burgos) a la altura de San Sebastián de los Reyes, ambos tramos en sentido entrada a la capital.

La circulación también era lenta en la A-42 con siete kilómetros de paradas intermitentes en Torrejón de la Calzada y en la M-501 con otros ocho kilómetros a la altura de Chapinería.

En Barcelona, se registraba tráfico lento en sentido entrada en la AP-7 con cinco kilómetros de retenciones a su paso por La Roca del Vallés y un kilómetro en Sant Celoni, así como en la A-2 (carretera de Barcelona) con tres kilómetros de retención en Sant Vicenç del Horts.

En Sevilla, la circulación también era lenta a lo largo de 28 kilómetros en la AP-4, a la altura de Las Cabezas de San Juan y en la N-IV (carretera de Andalucía) con cuatro kilómetros de retención en Venta del Cuervo.

En Toledo, las retenciones se registraban en la A-4 a lo largo de tres kilómetros en La Guardia y en la A-5 con cuatro kilómetros de retenciones en Santa Cruz de Retamar, todo ello en sentido Madrid; mientras que la A-3 sufría tráfico lento en tres kilómetros en la localidad valenciana de Chiva en sentido Valencia.