Además, en estos mismo siniestros, una persona ha resultado herida grave y tres de carácter leve.

Uno de los accidentes más graves se produjo anoche en Cáceres en el kilómetro 0,500 de la carretera CC-29,2, que une las localidades de Torrejoncillo y Holguera, donde dos jóvenes de 20 y 17 años fallecieron tras salirse de la vía el coche en el que viajaban y chocar posteriormente con un árbol.

En cuanto al estado de las carreteras, a las 20.00 horas permanecían cerrados algunos tramos de ocho puertos de montaña de la red secundaria en las provincias de Burgos (Estacas de Trueba y Lunada), Huesca (Portalet), La Rioja (Peña Hincada), Navarra (Belagua), Asturias (Arnicio) y Cantabria (La Sía, Palombera, Lunada y Estacas de Trueba).

Además el uso de cadenas era necesario en los puertos de Portalet (Huesca) y Tarna (Asturias).

En Burgos, las inundaciones que allí se están registrando provocaron el cierre de la BU-551 a su paso por La Cerca y dificultaron la circulación en la N-627 a la altura de Santa Cruz del Tozo y en la BU-552 en Castresana.

Las mayores dificultades en la circulación se encontraban también en Madrid en la A-5 (carretera de Extremadura) con retenciones de tres kilómetros en sentido salida y otros tres a la altura de Móstoles en sentido entrada.

En la Comunidad de Madrid, se registraban también paradas intermitentes en la A-1 (carretera de Burgos) a la altura de San Sebastián de Los Reyes a lo largo de dos kilómetros en ambos sentidos, así como en la A-2 (carretera de Barcelona) con cinco kilómetros de tráfico lento en Coslada debido a un accidente.

En Barcelona, la circulación transcurría con lentitud en la B-20 a lo largo de cinco kilómetros en sentido Nus Trinitat.