El aplazamiento fue solicitado hoy por la abogada Maritxu Paulus Basurko con el argumento de poder disponer de más tiempo para preparar la defensa de estos tres supuestos miembros legales (no fichados por la policía) del "comando Ibarla" de ETA, que se creó en 1994 y desarticuló la Guardia Civil el 30 de marzo de 2001.

Ni la Fiscalía ni el Tribunal pusieron reparos en la audiencia celebrada esta mañana en el Tribunal de Pau (suroeste de Francia) a la petición de Paulus, según la fuente.

Telletxea, Irastorza y Sagarzazu fueron arrestados el pasado día 13 de marzo en la localidad vascofrancesa de Hendaya en aplicación de una Orden Internacional de Ingreso en Prisión dictada por la Audiencia Nacional de Madrid por delitos de estragos, integración en organización terrorista y tenencia de explosivos.

Se les reclama, en concreto, por la colocación de tres artefactos explosivos en 1995 en Sagunto y en la autovía Valencia-Zaragoza, que no causaron daños personales.

La primera de las causas por las que se les reclama es por la explosión de un artefacto, compuesto por entre 100 y 150 gramos de explosivo, el 13 de julio de 1995, en la autovía del Mediterráneo (A-7), a su paso por la localidad valenciana de Sagunto.

El segundo artefacto que se les atribuye -compuesto por 300 gramos de amonal y merital y con un dispositivo de iniciación eléctrica- fue colocado al día siguiente en la playa del puerto de Sagunto y explotó a las 03.10 horas, sin causar daños personales.

La tercera de las causas por las que han sido detenidos es la colocación el 15 de agosto de 1995 de otro explosivo a la altura del kilómetro 103,5 de la autovía Valencia-Zaragoza que al explotar a las 14:00 horas causó daños en instalaciones de RENFE.

Al "comando Ibarla" se le atribuye una veintena de atentados en la década pasada, en los que murieron tres personas: Josefina Corresa Huerta (atentado contra el Corte Inglés de Valencia, en 1995), el policía Eduardo López Moreno (atentado contra un cuartel abandonado en la localidad navarra de Endarlaza, en 1994) y el ertzaina Ramón Doral Traballero (atentado con bomba-lapa en Irún, en marzo de 1996).

Irastorza y Sagarzazu habían sido arrestados una primera vez en Francia en 2002 en San Juan de Luz y Hendaya, respectivamente, pero el Tribunal de Apelación de Pau rechazó en mayo de 2003 las demandas españolas de extradición en su contra en relación con el asesinato del policía Eduardo López y ordenó su excarcelación.

La demanda de extradición contra ambos se apoyaba en unas declaraciones de la supuesta etarra Iratxe Sorzabal, quien denunció presuntos malos tratos, y el tribunal de apelación decidió denegar esta petición a España porque no era "posible despejar la duda".

Telletxea fue arrestado la primera vez a finales de 2001 en el sur de Francia y fue condenado dos años después por el Tribunal Correccional de París a una pena de cinco años de prisión y excarcelado en 2005, después de cumplir su condena. Fue expulsado entonces a España, sin que fuera detenido.