Aunque no se pronunció directamente sobre la manifestación que el Gobierno navarro y el PP protagonizaron el sábado por las calles de Pamplona, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, parecía querer replicar a los manifestantes. Tras resaltar la buena evolución económica de España y los nuevos derechos sociales adquiridos gracias a su Ejecutivo, Zapatero acusó al Partido Popular de querer "callar y tapar" la buena marcha del país.

"Ya sabéis lo que le pasa a la derecha de este país, que unas veces miente y otras calla", afirmó, antes de remachar, "pero ¿sabéis una cosa? no cuela, porque los ciudadanos de este país saben cómo van las cosas".

"España crece económicamente, crece en empleo, crecen los derechos sociales, crece la igualdad entre hombres y mujeres, y cuantas más cosas positivas crecen, más crecen los insultos y las mentiras del PP", proclamó el presidente del Gobierno durante un mitin en el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza. Según Zapatero, los ciudadanos asisten "atónitos" a la estrategia del PP, que "cuantos más éxitos económicos, de empleo, sociales, de igualdad", cuanto más aparece España "como una fuerza de paz en el mundo", más malhumorados están.

"Esto es lo que ven los ciudadanos todos los días, y no cuela", sentenció. "Ahora que el PP ha cogido esta vocación de reivindicar cosas todos los días", algo que a Zapatero no le "disgusta, sino todo lo contrario", cuándo estuvo el PP "en la calle" reivindicando la igualdad entre hombres y mujeres, se preguntó el jefe del Ejecutivo. "Cuántas decenas de años con pensamientos y gobiernos conservadores", añadió.

"Pero ya sabéis lo que le pasa a la derecha de este país, que unas veces miente y otras calla", continuó, "miente con la guerra de Irak y ahora calla y se abstiene ante la Ley de Igualdad entre hombres y mujeres". "Y algunas otras veces, primero miente y luego se calla", afirmó, poniendo como ejemplo "la tragedia del 11-M", asunto sobre el que el PP "primero mintió a los españoles y ahora no tiene más remedio que estar callado".

En esta línea, Zapatero no dudó en vaticinar un crecimiento del PSOE en las próximas elecciones generales, tras las cuales, los populares "van a tener tiempo para descansar y para cambiar". "Mientras tanto vamos a mantener el buen tono, haciendo un esfuerzo cotidiano de convivencia, de pedagogía democrática", afirmó.