La manifestación convocada por el Gobierno de Navarra recibió ayer las más duras críticas de la cúpula socialista. La vicepresidenta primera de Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, reiteró una vez más que Navarra "no es negociable" y acusó al PP de basarse en una "mentira".

"Inflar globos artificialmente" es lo que está haciendo el PP, según De la Vega. "Los fantasmas que quiere agitar sólo están en su imaginación y en su deseo irrefrenable de recuperar el poder" siguiendo la estrategia de "choque y extrema confrontación que busca" su líder, Mariano Rajoy. También dijo que el PP está en su derecho de convocar manifestaciones "pero no puede hacerlo en nombre de la mentira", en referencia a la movilización convocada ayer en Pamplona y apoyada por las principales figuras del PP, como Rajoy o Ángel Acebes.

Según reiteró la vicepresidenta, Navarra "no está en cuestión, no es negociable y no es moneda de cambio de nada y de nadie". Sin embargo y en ese sentido, consideró que los populares se dedican a "inventar patrañas e historias truculentas, a manipular la realidad a base de mentiras y de crear un mundo que encaje solo en sus obsesiones y estrategias".