Tras los dos intentos fallidos del sábado, los remolcadores de Salvamento Marítimos lograron arrastrar al "Explorer" hacia la canal de navegación de la ría sobre las 03:00 horas.

En esta ocasión, una máquina excavadora preparó durante la bajamar el trabajo a los remolcadores retirando de los alrededores del buque la arena en la que se había quedado atascada su proa.

La subida de la marea, más intensa que en las dos pleamares anteriores, también facilitó la operación.

El "Explorer" deberá pasar a ahora una revisión en el puerto de Santander para determinar si está en condiciones de continuar con el viaje que tenía previsto, cuyo destino era Casablanca (Marruecos).

Las primeras inspecciones realizadas en el mismo lugar donde varó indican que, aparentemente, su casco no ha sufrido daños.

De hecho, el buque ha sido reflotarlo sin que nada de su carga se haya vertido a la ría.