Algunos empresarios del País Vasco han recibido en los últimos días cartas de la banda terrorista ETA en la que reclama el pago de cantidades que oscilan entre los 60.000 y los 70.000 euros, según confirmó la Confederación Empresarial Vasca (Cofesbask). En este sentido, la patronal vasca condenó la actitud "totalitaria y mafiosa" de las misivas pero advirtió que no considera que estemos ante una "campaña de carácter masivo".

El presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), José Manuel Ayesa, afirmó ayer que no tiene constancia de ninguna nueva carta de extorsión enviada por ETA a los empresarios navarros "ni siquiera a nivel de rumor", y manifestó que "desde las últimas remitidas en noviembre, estos meses han sido de tranquilidad absoluta". Al Círculo de Empresarios Vascos tampoco les consta el envío de cartas de extorsión en las últimas semanas aunque advirtió que eso "no quiere decir que no haya ninguna".

Declaraciones como éstas confirman que no estamos ante una campaña masiva por parte de la banda terrorista ETA. Sin embargo, Confebask confirmó en el diario ``El Correo´´ que se ha producido una reactivación de la extorsión a empresarios por parte de ETA con el envío de nuevas cartas, en las que, se solicitarían, cantidades que oscilan entre los 60.000 y los 70.000 euros. La Confederación considera que no es una campaña "masiva" de chantaje a los empresarios.

Según la publicación, las misivas no incluyen amenazas expresas y plantean el chantaje como una "aportación voluntaria al proceso de liberación y construcción nacional". En el rotativo se señala que la Ertzaintza ha recogido denuncias de una remesa de cartas. Fuentes del Departamento de Interior consultadas ni confirmaron ni desmintieron la existencia de esta nueva campaña.

El coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, consideró que a través de la extorsión "no hay ninguna tregua, ni ningún futuro proceso de paz que sea posible".