Según consta en el tomo 71 del sumario del caso, al que ha tenido acceso Efe, los investigadores han podido relacionar algunos apuntes manuscritos de Roca con la contabilidad hallada en los soportes informáticos de la entidad Maras Asesores de Marbella.

En el registro efectuado en el trastero de Roca el 4 de abril de 2006, se localizaron dos hojas cuadriculadas con anotaciones de Roca, una de las cuales es "el borrador que recoge una serie de cobros y pagos" que luego trasladaba a su contable.

Entre las anotaciones aparecen referencias a personas relacionadas con el Cuerpo Nacional de Policía, uno de los cuales, identificado con las iniciales J.A.G, habría recibido ciertas cantidades de dinero por parte de Roca.

Esta persona, cuya identidad se ignora, habría llamado a Roca en diciembre de 2005 y le habría informado de la identidad del nuevo comisario de Marbella, del comisario jefe de la UDEF, responsable de una parte de la investigación, y de un tercero, así como de algunos de sus amigos.

Por ello, el juez instructor, Miguel Ángel Torres, señaló en un auto el pasado enero que quien "se esconde bajo el acrónimo JAG es una persona que conoce la estructura policial y que está al tanto de las decisiones en el Cuerpo Nacional de Policía".

En uno de los documentos intervenidos aparece un pago a favor de J.A.G. a cargo de Roca por importe de 200.000 euros, cantidad que aparece recogida en la cuenta de enero de 2006 como "´particular´ a favor de Jar (Juan Antonio Roca)", según el juez.

Por ello, concluyó que esta persona "pudiera haber sido gratificada por Juan Antonio Roca con una importante cantidad económica por facilitarle información valiosa sobre este procedimiento".

La Fiscalía pidió que se abriera un procedimiento separado por los presuntos delitos de cohecho y revelación de secretos con el fin de acreditar la identidad de la persona designada con las iniciales J.A.G. y la "realidad de las dádivas presuntamente recibidas".

Atendiendo al informe de la Unidad contra la Droga y el Crimen Organizado (Udyco) de la Policía y del Ministerio Fiscal, el juez acordó la apertura de diligencias previas para que la Brigada de Régimen Interior del Cuerpo Nacional de Policía investigue a esta persona.

El juez Torres ha alzado en siete ocasiones parcialmente el secreto del sumario del caso Malaya, con lo que las partes ya pueden acceder a más de tres cuartas partes de las actuaciones.