Julián Muñoz, ex alcalde de Marbella, se enfrenta a dos nuevas querellas. La primera de ellas la ha presentado la Fiscalía Anticorrupción por los delitos de prevaricación, fraude y malversación y afecta también a su abogado, José María del Nido. Éste declaró que está tranquilo ante la querella porque cobró sus minutas según las normas. La segunda la ha presentado por los mismos delitos y otros contra la ordenación del territorio. Ésta afecta, además de al ex alcalde, a Juan Antonio Roca, presunto cerebro de la organización criminal que se escondía tras el Ayuntamiento de Marbella, y al tasador José Mora.

La querella que ha presentado Anticorrupción asegura que existen "abundantes y evidentes" indicios de que la contratación de Del Nido como abogado fue una maniobra de Muñoz para "permitir que éste se enriqueciese a costa del erario municipal". Para ello, según esta Fiscalía, se utilizó "la cobertura legal de unos encargos de asistencia jurídica al Ayuntamiento y sus sociedades". Los encargos, añade, "no se corresponden con el trabajo desempeñado" por el abogado y "no justifica el enorme desembolso de fondos públicos realizado por el Consistorio o sus sociedades".

Investigación

Esta querella nace de una investigación que hizo Anticorrupción sobre la remisión del proyecto de fiscalización del Tribunal de Cuentas, relativo al Ayuntamiento de Marbella y sus sociedades mercantiles participadas durante los años 2000 y 2001. En ese informe se analizan los servicios de asistencia jurídica que Del Nido prestó al Ayuntamiento. Entre las conclusiones se destaca que los encargos se hicieron "sin tramitar ningún expediente de contratación", lo que vulnera la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas.

Del Nido facturó al Ayuntamiento marbellí más de 1,5 millones de euros entre esos dos años, mientras que a sus sociedades municipales fue una cantidad de 1,6 millones de euros. Según el informe, "estas cifras resultan todavía más alarmantes" si se considera que el Tribunal de Cuentas sólo ha podido entrar a analizar la facturación de esos años, ya que la global que el abogado le pasó al Ayuntamiento y sus sociedades entre 1999 y 2003 asciende a más de seis millones de euros.

"No tengo absolutamente nada que temer", dijo el abogado, que también es presidente del Sevilla Club de Fútbol. "He prestado mis servicios profesionales para el Ayuntamiento de Marbella y para sus sociedades municipales participadas cuando he sido requerido para ello", explicó, y cobró las minutas "con arreglo a las normas profesionales del Colegio de Abogados de Málaga".

La segunda querella acusa a Muñoz y Roca de ser "los artífices de una maniobra tendente a enajenar los inmuebles propiedad del Consistorio marbellí a unos precios muy inferiores a los del mercado".