Zapatero hizo esta consideración en una conversación informal con periodistas en León en la que recordó que en las últimas semanas ha habido cierto silencio ante el proceso de diálogo con ETA (que aseguró que no se conocerá cuando lo haya porque eso es "fundamental") y opinó que "esa es la mejor señal" porque "el silencio es la mejor plataforma para el diálogo".

El jefe del Ejecutivo se refirió a la actitud del PP ante el proceso y, pese al rechazo existente en la actualidad, señaló que espera y confía en que, finalmente, lo apoye "cuando lleguen los momentos trascendentes".

Fue entonces cuando fijó un plazo de en torno un año para que puedan llegar esos momentos "trascendentes y decisivos".

Zapatero mantiene la intención de que el Gobierno informe a finales de septiembre a los partidos políticos de la marcha del proceso de paz, pero rechaza la posibilidad de dar cuenta del momento en que ese diálogo esté siendo efectivo.

"Cuando sea, no se va a saber; lo tengo claro porque eso es fundamental", señaló Zapatero, quien se refirió al hecho de que en las últimas semanas se haya logrado un cierto silencio en relación con el proceso.

Para el jefe del Gobierno, "el silencio es la mejor plataforma para el diálogo" y "sería bueno que este tiempo de silencio durara porque esa es la mejor señal".

Preguntado por la posibilidad de que el proceso esté avanzando conforme a lo previsto, el presidente del Gobierno se limitó a contestar: "no news, good news" (es buena noticia que no haya noticias).

Tampoco quiso hablar Zapatero sobre la identidad o el número de interlocutores del Gobierno en el diálogo con ETA porque dijo que "hay que preservar" a quienes están haciendo un servicio al Estado, pero dijo que "no es planteable" que haya algún veto al respecto por parte de la banda terrorista.

En cuanto a las posibles cartas de extorsión de ETA recibidas por empresarios navarros, Zapatero dijo que se podría tratar de "hechos muy aislados", el Gobierno está verificando esa información y no hay ninguna denuncia presentada.

No obstante, aseveró que no se puede admitir ni un sólo acto de violencia o coacción aunque su "literatura" sea distinta a la habitual.

Además de recordar que no hay actos de violencia callejera en el País Vasco, preguntado por una hipotética legalización de Batasuna, abogó por el silencio y la calma y dijo que eso tendrá que seguir sus pasos naturales.

Ante imágenes como las de la actitud del etarra "Txapote" en la Audiencia Nacional y si eso puede influir en el sentimiento de los ciudadanos ante el proceso, Zapatero dijo que él sabe lo que siente él cuando ve esas imágenes y opina que es lo mismo que piensa la mayoría de los ciudadanos.

"Debo tener contención con los calificativos", subrayó el presidente del Gobierno, quien expresó su permanente disposición a dialogar con las víctimas del terrorismo y con el líder del PP, Mariano Rajoy.