San Gil, quien inauguró en Irún (Guipúzcoa) la Escuela de Verano Miguel Angel Blanco, exigió al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, una "explicación" sobre el proceso de "negociación ilegal" que, a su juicio, está llevando a cabo el Ejecutivo con ETA.

La presidenta de los populares vascos señaló que en la actualidad se repite "miméticamente" la historia del pacto de Estella, ya que los socialistas hoy, como los nacionalistas en 1998, alcanzaron acuerdos con ETA que niegan haber suscrito y que los presentan como esfuerzos efectuados "en favor de la paz" y de la incorporación de la izquierda abertzale a la democracia.

Acusó tanto al nacionalismo vasco como a los socialistas de "dar oxígeno" a ETA en sus contactos con la organización terrorista para tratar de "perpetuarse en el poder", ya sea en Ajuria Enea o en la Moncloa.

San Gil evocó la unidad de los demócratas ante el terrorismo que, según recordó, provocó en Euskadi el secuestro y asesinato del edil del PP de Ermua (Vizcaya) Miguel Angel Blanco, de cuya muerte se cumplen mañana nueve años, crimen que, al igual que el resto de los cometidos por ETA, no fue condenado por Arnaldo Otegi, quien integraba entonces, junto a Karmelo Landa y Tasio Erkizia, la representación de HB en la diputación permanente de la cámara vasca.

Subrayó que tanto el lehendakari, Juan José Ibarretxe, como el líder del PSE/EE, Patxi López, se han sentado "a negociar y a hablar" con "el mismo Otegi" que "sigue sin condenar ni un solo atentado".

Explicó que los nacionalistas pasaron del "espíritu de Ermua" al Pacto de Estella cuando observaron la "rebelión cívica" causada por el asesinato de Blanco como una "amenaza" al "proyecto nacionalista", ya que con la derrota de ETA desaparecería el "miedo" que, a su juicio, "tan buenos frutos ha dado al nacionalismo gobernante".

Opinó que a los socialistas la indignación por los sucesos de Ermua les duró "un poco más" que a los nacionalistas, ya que los primeros, mientras decían querer combatir a ETA con las reglas del estado de derecho, "hacían el doble juego" ya el año pasado al alcanzar los presuntos acuerdos con la organización terrorista que ayer publicó el diario Gara.

San Gil consideró que el PSOE ha sido "desleal" con los demócratas por alcanzar esos presuntos acuerdos y dar un giro de "180 grados" a su política antiterrorista, y aseguró que el conjunto de los españoles necesita "una explicación" del presidente sobre la supuesta "negociación ilegal" con ETA.

"Zapatero ha dado la espalda al espíritu de Ermua", sostuvo San Gil, quien opinó que la libertad "sólo se conseguirá con la derrota" de ETA y no con concesiones a los terroristas sobre los presos o el derecho de autodeterminación, y subrayó que en 2006 no se debe ceder al chantaje de ETA como tampoco se hizo en 1997 con Miguel Angel Blanco.

A la inauguración de esta Escuela, que mañana se trasladará a Ermua, asistió también la presidenta del PP en Guipúzcoa, María José Usandizaga, así como los responsables de las Nuevas Generaciones populares de Madrid, Euskadi o Guipúzcoa, entre otros, mientras que por la tarde intervendrá Mari Mar Blanco, la hermana del edil popular asesinado por ETA que da nombre a estas jornadas, y el dirigente popular Carlos Iturgaiz.