Europa Press / san sebastián

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, anunció ayer que va a iniciar una ronda de "diálogos con discreción" con todos los partidos políticos y consideró "perfectamente posible" que esta misma legislatura se logre un "acuerdo político" y someterlo a una "consulta democrática" en la sociedad vasca. No obstante, insistió en que "el diálogo resolutivo sólo puede darse en una situación de ausencia de violencia".

Ibarretxe realizó estas declaraciones en el Palacio Miramar de San Sebastián, tras participar en el primer Consejo de Gobierno después del verano. Allí, señaló que se reunirá "en breve" con el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, pero que todavía "está sin cerrar la fecha" del encuentro.

El lehendakari se mostró convencido que ésta será "la legislatura para dialogar, para acordar y para decidir", y que supone una "magnífica oportunidad para buscar caminos para la paz y la normalización política". Anunció que, con este objetivo, iniciará "diálogos con discreción, no digo en secreto", con todos los partidos políticos, y que lo hará "de manera permanente". Advirtió que no dará a conocer la agenda de los encuentros y que, por tanto "no va a haber fotografías" ni hará valoraciones sobre los mismos.

Defendió la necesidad de "recuperar poco a poco la confianza" entre los partidos políticos y de pasar de "la cultura del enfrentamiento a la del entendimiento" para buscar soluciones. El lehendakari dijo que para solucionar el conflicto habrá que "poner en marcha foros, instrumentos, ya veremos con qué nombre, ya veremos dónde".

A su juicio, Batasuna tiene todavía "dificultades para cumplir" el compromiso que adquirió de "llevar el conflicto político de las calles a la mesa de diálogo". En este sentido, se refirió a las manifestaciones celebradas este verano al señalar que ha quedado "claro que donde han querido han controlado" que no se produjeran incidentes y donde "no han querido no han controlado".