El embajador español ante la ONU, Juan Antonio Yáñez-Barnuevo, reafirmó ayer el compromiso de España en la reconstrucción de Afganistán, tras rendir homenaje a los diecisiete soldados españoles fallecidos en un accidente aéreo el 16 de agosto.

Así lo expuso en su intervención en la reunión pública del Consejo de Seguridad para debatir la situación en Afganistán, especialmente de cara a las elecciones parlamentarias y provinciales del 18 de septiembre.

Yánez-Barnuevo inició su alocución con un homenaje a los soldados fallecidos la semana pasada en un accidente de helicóptero cerca de la ciudad de Herat, diciendo que "dieron su vida por ayudar a defender la libertad y la paz en Afganistán".

Para ello, explicó que España se ha hecho cargo de la Base de Apoyo Avanzado de Herat (FSB) y ha establecido un equipo provincial de reconstrucción (PRT) de Qala-i-Naw, en el oeste del país, con un total de más de quinientos efectivos militares y un componente civil y de cooperación.

La ONU rinde tributo a los soldados

El Consejo de Seguridad de la ONU rindió ayer tributo a los soldados españoles muertos en Afganistán y pidió a la comunidad mundial continuar con su ayuda a ese país para afrontar los desafíos pendientes, entre ellos la inseguridad.

Los quince miembros del Consejo debatieron en una reunión pública el aumento de la violencia de grupos radicales y terroristas en el sur y el este de Afganistán, así como la complejidad de sus métodos de ataques, a pocas semanas para la celebración de elecciones parlamentarias y provinciales en ese país.

Los representantes de los quince países aprovecharon la ocasión para mostrar su aflicción y ofrecer sus condolencias al Gobierno y al pueblo español, así como a las familiares de los 17 soldados españoles que fallecieron el 16 de agosto en un accidente aéreo en Afganistán.

El propio representante especial de la ONU en ese país, Jean Arnault, rindió homenaje a los soldados españoles perecidos, y expresó su gratitud "al Gobierno de España que ha enviado nuevas tropas y aviones".