Batasuna celebró ayer por la tarde en San Sebastián la manifestación que habían prohibido el departamento vasco de Interior y el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, al término de la cual se produjeron incidentes en los que siete personas fueron detenidas y al menos una decena resultaron heridas.

Los organizadores no consiguieron que la comitiva recorriera el itinerario previsto inicialmente por el centro de la ciudad, aunque pudieron hacerlo por la Parte Vieja. Cientos de personas recorrieron las principales calles del casco antiguo donostiarra, encabezadas por una pancarta con el lema de la convocatoria, "Ahora el pueblo, ahora la paz", que portaban entre otros los dirigentes de Batasuna Joseba Alvarez, Juan José Petrikorena, Anjel Mari Elkano y Pernando Barrena.

Momentos antes de que se iniciara la marcha, cientos de personas se congregaron en el Boulevard, repleto de veraneantes que abarrotan la capital guipuzcoana con motivo del inicio de las fiestas de la Semana Grande.

La Ertzaintza situó un amplio dispositivo policial compuesto por decenas de furgonetas y agentes con material antidisturbios, apoyados por un helicóptero.

Los manifestantes provocaron entonces momentos de tensión al corear gritos contra la Ertzaintza y el PNV y en favor de ETA y la independencia. Los miembros de Batasuna optaron por dirigir a los congregados, que habían iniciado una sentada, hacia la Parte Vieja.

La comitiva concluyó en la Plaza de Zuloaga, donde Joseba Alvarez se dirigió a los participantes, entre los que se encontraba Iñigo Balda, convocante de la protesta prohibida.

Los incidentes se produjeron tras este acto político con el que Batasuna dio por finalizada la protesta, al iniciarse una nueva manifestación de varias decenas de personas. Varios desconocidos incendiaron contenedores. Los altercados se extendieron al Boulevard, donde los alborotadores se enfrentaron a la Ertzaintza.

Al menos siete personas fueron detenidas por la Policía Vasca y más de una decena, varias de ellas extranjeras, resultaron heridas, cinco de las cuales fueron trasladadas a centros sanitarios.