“Si se para el transporte, se para el mundo”

“Trabajamos en la descarbonización con empeño, pero pedimos libre competencia entre el mix energético y costes asequibles”

El presidente de ASETRANSPO, Ramón Alonso Fernández.

El presidente de ASETRANSPO, Ramón Alonso Fernández. / Faro

– ¿Cuáles serán los grandes retos del sector en los próximos años?

  Sostenibilidad, digitalización y recursos humanos.

– ¿Y sus oportunidades?   

– En esos desafíos vemos también oportunidades. Quién se adapte con eficiencia y eficacia no solo habrá sobrevivido a este cambio de era, sino que estará en el mercado con una posición de fortaleza y dominio.

Para ello, primero hay que estar informado visualizando y planificando el cambio como una realidad inmediata, y, segundo, dotarse de los recursos que este cambio requiere. Porque todos queremos llegar a ello, pero solo unos pocos lo conseguirán, pues el coste económico es brutal. El cambio que se impone ha de soportarse en tres aspectos: ambiental, social y económico.

“Estamos colaborando con la Xunta para implantar en Vigo la FP dual de conductores profesionales para este 24-25”

- En lo que respecta a las infraestructuras, ¿cuáles son sus principales demandas como asociación?

– Aparcamientos y áreas de descanso y servicio seguras, con dotaciones adecuadas para hombres y también mujeres profesionales del volante.

En el área de Vigo, suena cansino, pero, después de casi cinco décadas de historia de la Asociación, seguimos demandando un aparcamiento, que hasta ahora ninguna Administración se ha tomado en serio. Y no nos vale que llegue una gran concesionaria y nos lo monte, sino que se haga por y para el sector, al menor coste posible y sin especulación.

En cuanto a infraestructuras viarias, las conexiones con la meseta están de pena:descuidadas y sin mantenimiento;pendiente todavía la reconstrucción del viaducto caído en la A6; con el tramo Vigo-Porriño hecho un erial, a la espera de ese ansiado túnel hasta Mos;pagando por una autopista Puxeiros-Porriño-Tui que debería ser gratuita mientras tanto. Eso, sin hablar del despropósito de la AP9 y a pesar de que este sector contribuye a las arcas públicas con 20.000 millones de euros al año en impuestos, que sí alcanzan para asfalto y arreglar baches.

– Otro de los grandes retos del sector apunta al relevo generacional, ¿qué medidas pueden ponerse en marcha para impulsar la incorporación de jóvenes talentos?   

– Se nos jubilan los chóferes y también los autónomos que provenían de la antigua “mili”, que hizo buenísimos conductores profesionales. Tenemos un segmento de población joven sin dinero para el carné y el CAP, o que no quiere sufrir las “penalidades” que implica esta profesión, sobre todo en el largo recorrido, que exige tiempo fuera y alejado de la familia.

Aunque la tecnología ha avanzado muchísimo en los vehículos y comunicaciones, y la prohibición de la carga y la descarga ayuda también, no existen áreas de estacionamiento seguras y con servicios que incentiven la incorporación de la mujer. Las normas tampoco facilitan la entrada y contratación inmediata de recursos humanos de otros países, por ejemplo, Latinoamérica. 

Desde la Asociación estamos poniendo los medios para incorporar personal extranjero con ganas de trabajar en transporte y, a la vez, intentando mejorar la imagen del sector a través de la formación profesional, para captar a jóvenes que quieran hacer carrera y emprender en el transporte. En esto último, colaboramos con la Consellería de Educación de la Xunta para implantar en Vigo la FP dual de conductores profesionales para este curso 24-25.

“Quién se adapte a los desafíos, estará en el mercado con una posición de dominio”

– La descarbonización es sin duda alguna otro de los grandes ítems que afecta al transporte pesado por carretera, ¿cómo encara el sector este desafío?, ¿qué oportunidades puede encontrar en la transición energética?   

– Como ya hemos dicho tantas veces, las empresas de transporte de mercancías por carretera creemos en la sostenibilidad y hemos hecho grandísimos esfuerzos por reducir emisiones. Los vehículos, aun de combustión, han evolucionado mucho en este aspecto y hemos invertido en flotas más ecológicas y menos contaminantes.

En nuestra Organización, hace unos años, cuando apenas se hablaba de ello, emprendimos un proyecto-TROCO2- de cálculo y compensación de huella de carbono para nuestras empresas.

Trabajamos en ello con empeño, pero no nos gusta que se nos imponga una electrificación porque sí. Sin infraestructuras de recarga, sin autonomía suficiente y con unos vehículos que cuestan un disparate y sin ayudas del Estado que resulten, de verdad, incentivadoras. Queremos libre competencia entre todas las alternativas (hidrógeno verde, gas natural vehicular, combustibles renovables, …), hablamos de “mix energético” y “neutralidad tecnológica”. Cada tráfico tendrá su propia alternativa.

Con este panorama, que no es poco, afrontamos una nueva legislatura en Galicia, con un cambio importante a nivel administrativo, dependiendo directamente de Presidencia, con renovado equipo de dirección y gestión, al que brindamos nuestra confianza y apoyo para que, de verdad, estos desafíos pasen del papel a la realidad más exitosa. No podemos parar, porque, si se para el transporte, se para el mundo.