En épocas cambiantes como la actual, en la que la enseñanza se diversifica, amplía y en ocasiones resulta muy complicada para alumnado y familias, existen opciones más que interesantes, como es el caso del centro de aprendizaje La Garita del Estudiante, que complementa las enseñanzas regladas y ayuda a progresar tanto en lo académico como lo personal, al tiempo que ofrece al estudiante la posibilidad de mejorar su rendimiento a largo plazo, siempre en un clima de respeto y confianza. Además, el refuerzo de la autoestima ocupa un lugar prioritario, potenciar sus capacidades, ponerlas en valor y ayudarle a adquirir habilidades nuevas académicas y personales. Se trata de un lugar donde la educación emocional está siempre presente. 

Desde Cangas, lugar en el que se encuentra La garita del estudiante, Ana Rodríguez Gestido comenta cuáles son los objetivos y resultados de su tan personalizada dirección. Por una parte, sus 25 años de experiencia aplicando un método de aprendizaje que ha permitido a muchos estudiantes superar las carencias que les impedían llegar al ansiado aprobado. Por otra parte, la idea va mucho más allá, puesto que la enseñanza es más que un simple aprobado inmediato, importante, sí, pero insuficiente a largo plazo. Por eso es fundamental establecer unas metas y desarrollar todos los recursos necesarios para que los sueños de éxito del alumnado se hagan realidad.

Ana Rodríguez, directora de La Garita del Estudiante, lo tiene claro: "La figura del coaching es imprescindible en educación" Cedida

Para esto, hay que tratar de ser algo más que un docente: "La figura del coaching en educación es imprescindible", opina Rodríguez y añade: "Para que un estudiante pueda llegar a triunfar se debe favorecer la toma de decisiones y la responsabilidad que conlleva, la motivación, el autoconocimiento y la confianza en uno mismo". En muchas ocasiones, fracaso tras fracaso lleva al estudiante a la pérdida de autoestima, al sentimiento de la ausencia de confianza en ellos mismos y a actitudes que, pareciendo de rechazo, no son más que defensas ante la impotencia que estos niños y adolescentes sienten. Por eso es tan sumamente importante llevar a cabo una serie de acciones y estrategias que tengan como objetivo acompañar a estos estudiantes en el camino, potenciando sus habilidades y aportando recursos.

Coaching emocional

Titulada como docente y con estudios de Coaching emocional y educativo, la experta trabaja bajo el enfoque que sus conocimientos de Psicología y Pedagogía le proporcionan y cree que un apoyo académico ha de ir en dos direcciones claras: por una parte, ha de atenderse aquel fracaso inmediato que se debe superar positivamente y por otra parte, un alumno no debe ir "poniendo parches" a las constantes caídas, sino que debe aprender a aceptarlas como un proceso lógico de aprendizaje, hacerse responsables de ellas y conseguir destreza y motivación prolongada en el tiempo que haga disminuir esas caídas y encaminarse a potenciar al máximo su rendimiento académico.

La propuesta de esta clásica, pero novedosa "garita" incide en la idea de que los alumnos que allí acuden se encuentran en un ambiente de respetuosa confianza, un refugio en el que no sólo no se sentirán juzgados, sino que se les desvelarán aquellos potenciales que sin duda tienen. Cedida

"Una mirada distinta, prolongada en el tiempo que nos lleve a la consecución de objetivos, es lo que el estudiante encontrará en lo que será su "garita", ese lugar en el que refugiarse, aprender y relacionarse; y en el que podrá encontrar el modo de fomentar su autoestima y potenciar sus capacidades". En palabras de Ana Rodríguez, "es hoy cuando esa guía para el alumnado, la persona que le acompaña en su camino de estudiantes, se ha vuelto más necesaria que nunca", apuntala Rodríguez.

Aprender a aprender

Es bien sabido que el acudir a un centro académico en horario extraescolar reglado resulta para niños y adolescentes algo tedioso e imposible de evitar. Por eso, la propuesta de esta clásica pero novedosa "garita" incide en la idea de que los alumnos que allí acuden se encuentran en un ambiente de respetuosa confianza, un refugio en el que no sólo no se sentirán juzgados, sino que se les desvelarán aquellos potenciales que sin duda tienen.

Un centro de estudios no debe ser un lugar al que los alumnos asisten "condenados". De hecho, el alumnado de la garita del estudiante, que ha superado el curso, persiste durante los meses de verano para reforzar sus habilidades como una forma de enfrentar el nuevo curso con habilidades fijadas ya y otras nuevas: “Pretendo que mis alumnos no solo aprendan, sino que aprendan a aprender y quieran hacerlo”.

Con respecto a la configuración de La Garita llama la atención la ausencia de grandes cartelerías y el que los grupos sean de distintas edades, a lo que Ana responde “se trata de un lugar tranquilo, es un proyecto cuidado. Después de años trabajando acabamos de abrir una sencilla página web  y el contacto sigue siendo por teléfono.

Ambiente y trato, claves en La Garita

“¿Por qué ahora? “Por tener en mente abrir una nueva versión, un despacho en Cangas y en Pontevedra donde se gestionarán consultas y se harán asesoramientos educativos. En cuanto al motivo de apoyarme en las distintas edades, es porque es algo en lo que creo firmemente. Parece increíble comprobar cómo ha cambiado la forma de relacionarse entre edades distintas, antes era más fácil ver núcleos donde las edades se mezclaban, seguramente por una infancia más de barrio, yo me crie en la Magdalena. Jóvenes, adolescentes y niños convivían y se enseñaban, ahora eso, para algunos, es mucho más difícil de encontrar ya que la mayoría de las actividades que realizan son por sus mismos tramos de edad. Sin embargo, la vuelta a esa convivencia es enriquecedora ya que los mayores son ejemplos, casi ídolos, para los más jóvenes y a esos mayores la responsabilidad de esa mirada les cautiva y enseña. Al final, incluso fuera del aula, cuando unos y los otros se saludan y protegen, se consigue que el ambiente creado en una pequeña garita coja alas. Reconozco que es mas laborioso para el docente, ya que las explicaciones son totalmente individualizadas, pero cuando algo te apasiona no lo dudas. Además, conociendo como conozco a mis alumnos, sería difícil aplicar la misma forma de explicación para todos. Si lo hiciera pensarían que me han cambiado.”

Antes de terminar, Ana incide: “Me gustaría aprovechar esta plataforma para poner en valor el trabajo de nuestra comunidad educativa. Contamos con una plantilla de docentes impresionante, de los que aprendo y valoro, que ha hecho que una situación difícil no los haya frenado, lo han hecho increíble. Agradecer la confianza que muchos tiene en este proyecto, al igual que la confianza que depositan las familias con las que camino en una larga trayectoria y, cómo no, esos jóvenes impresionantes que cada día ponen su energía en mejorar y superarse”.

Para inscribirse en su oferta de plazas para verano 2021 o reservar su plaza en el curso 2021/22, los interesados ya pueden dirigirse bien telefónicamente al número 687553425 o accediendo vía web https//lagaritadelestudiante.negocio.site. Cedida

Reserva ya tu plaza para verano

Si lo que las familias buscan es un lugar en el que confiar, en el que sus hijas e hijos se sientan seguros, avanzando y mejorando, esta es la opción. Si además la búsqueda es para la mejora personal de estos niños y jóvenes, de forma que desde Primaria hasta Bachillerato vayan sintiéndose parte del grupo de los que saben, pueden y lo hacen, siempre bajo la dirección docente y la experiencia educativa como coaching que ella aporta, entonces la decisión está tomada: el refugio, La garita del estudiante de Cangas, es la opción.

Para inscribirse en su oferta de plazas para verano 2021 o reservar su plaza en el curso 2021/22, los interesados ya pueden dirigirse bien telefónicamente al número 687553425 o accediendo vía web https//lagaritadelestudiante.negocio.site.