¿Es mejor ser propietario de una casa o vivir de alquiler? ¿Tengo el dinero suficiente para afrontar una operación así? ¿Qué opción encaja mejor con mi forma de pensar y, sobre todo, de vivir?

Seguro que estas preguntas te han asaltado en algún momento, y es que comprar o alquilar una vivienda es una decisión muy importante que puede traer muchos quebraderos de cabeza y numerosos factores. Históricamente, España es un país de propietarios. Pero, aunque el número de personas que viven de alquiler en nuestro país está por debajo de otros países europeos, su porcentaje ha aumentado en los últimos años.

¿Comprar o alquilar? Cedida

Con este artículo queremos ayudar a los lectores para que resuelvan sus dudas sobre comprar o alquilar, teniendo en cuenta las necesidades personales y su situación vital. Al fin y al cabo, que seas tú mismo el que decida cuál es la mejor opción, gracias a esta calculadora.

El precio de la vivienda y la situación del mercado

Lo primero a analizar es la situación global, prestar atención a la evolución del precio de la vivienda en la zona en la que te gustaría residir, ya sea respecto a los pisos en venta como a los alquileres.

No es aconsejable comprar si el precio de los inmuebles está en máximos históricos y tampoco alquilar si el coste de los arrendamientos está disparado.

Y es que, como ya te habrás imaginado, no en todas las ciudades se paga lo mismo al comprar o alquilar una casa, de forma que el precio final puede variar mucho entre comunidades autónomas. Hay que tener en cuenta también la fiscalidad de cada región, ya que en algunas existen incentivos para alquilar y, en otras, para comprar.

Un consejo: en general, no es aconsejable comprar si el precio de los inmuebles está en máximos históricos, y tampoco alquilar si el coste de los arrendamientos está disparado. Lo mejor es que investigues y contactes con profesionales del sector para conocer más en profundidad la situación actual del mercado inmobiliario.

Te dejamos las claves para decidir en función de tus circunstancias económicas, tu estilo de vida y el precio de la vivienda. Cedida

Tus prioridades y estilo de vida

Una vez analizada la situación del mercado, debes analizar la tuya: ¿Cuáles son tus prioridades? ¿Y tus planes de futuro? Otro factor fundamental a tener en cuenta para decidir si comprar o alquilar una vivienda es tu propio estilo de vida personal.

Porque si eres de esas personas que aspiran a tener una vida estable y segura, sin duda te recomendamos comprar. El alquiler, en cambio, te puede venir mejor si te mudas habitualmente por trabajo o por motivos personales y también si no deseas atarte a un único lugar.

Alquila si no deseas atarte a un único lugar

La edad suele jugar un papel importante en esta decisión. Los jóvenes que desean emanciparse cuanto antes no suelen contar con el dinero suficiente para hipotecarse (y mucho menos para comprar una casa), por lo que el alquiler suele ser la forma más fácil y rápida de alcanzar su independencia.

Los jóvenes suelen alquilar más que comprar. Cedida

A medida que pasan los años, la mayoría de la gente suele alcanzar una cierta estabilidad y la idea de comprar una vivienda suele ser más recurrente.

Tu situación económica, un factor fundamental a la hora de decidir

Y la cuestión más importante a la hora de decidir entre comprar o alquilar, tener en cuenta tu situación económica, tu estabilidad laboral, ingresos mensuales, ahorros, etc…

Lo más probable es que no puedas pagar una casa al contado, ya que no tendrás dinero suficiente para afrontar toda la operación de golpe, y será necesario contratar un préstamo hipotecario.

Para tener en cuenta todos los factores puedes ayudarte de la calculadora de Mutua Madrileña. Dmytro Zinkevych

Las mensualidades de la hipoteca son casi siempre inferiores al coste del alquiler, pero debes fijar una hipoteca que sea fácil de asumir en situaciones de riesgo, ya que, si en el futuro no puedes hacer frente a las deudas contraídas con el banco, tu casa sería embargada. Otra opción si tu situación económica empeora es plantearte la venta del piso.

A la hora de afrontar una hipoteca, te aconsejamos tener ahorrado en torno al 30% del precio total de la vivienda que te interese y saber que los bancos te van a exigir un trabajo estable. Adicionalmente, es recomendable, que la cuota de la hipoteca tampoco supere el 30% de tus ingresos mensuales.

Si compras, tendrás que tener en cuenta los gastos fijos de mantenimiento del hogar: IBI, gastos de comunidad, tasas municipales, etc…

Una vez adquirida la vivienda, y además del pago de la cuota de la hipoteca, tendrás que tener en cuenta los gastos fijos de mantenimiento del hogar: IBI, gastos de comunidad, tasas municipales, etc…

Por otro lado, si decides alquilar podrás ahorrarte todos estos gastos, aunque necesitarás tener reservada, eso siempre, una cantidad para pagar la fianza con la primera mensualidad a la firma del contrato, (que suelen ser dos mensualidades por lo general) y los honorarios correspondientes si la gestión la ha llevado a cabo una inmobiliaria.

Lo que tienes que hacer es reflexionar sobre tu propia situación personal, laboral y económica Cedida

Lo ideal, por tanto, es contar con un trabajo estable que te permita pagar el alquiler puntualmente cada mes, sin imprevistos ni sobresaltos. 

Una herramienta eficaz para ayudarte a tomar la decisión

En resumen, no hay una alternativa más recomendable que otra, lo que tienes que hacer es reflexionar sobre tu propia situación personal, laboral y económica y tomar una decisión.

Para que puedas hacerlo de forma rápida y sencilla, esta calculadora te permitirá ver los gastos a los que debes hacer frente tanto si compras como si alquilas una vivienda.

¡Pruébala y elige la opción que más te convenga sin miedo a equivocarte!