"Hacerse mayor implica asumir nuevos retos. Y vivir nuevas etapas con intensidad. A veces acompañados. Y eso es lo que hacemos en Ballesol Pontevedra. Acompañar a los que se hacen mayores. Y confían en nosotros para asumir esos nuevos retos. Su sabiduría y su ternura, su cercanía... nos enseñan cada día la belleza de la vejez".

En línea con su modelo de promoción de un envejecimiento activo y exitoso, la residencia de mayores Ballesol Pontevedra apuesta por una gestión personalizada de los cuidados, acorde siempre a las necesidades de cada cual. "Se trata de promover una manera de envejecer más activa y participativa, pero dentro de un modelo residencial en el que sea el centro el que se adapte a la persona y no al revés", adelanta Ana Quiroga, directora de esta residencia. El objetivo: potenciar, preservar o recuperar la autonomía de la persona, haciendo que esta cumpla años en las mejores condiciones de salud y bienestar.

En línea con ese pensamiento llevan trabajando en esta residencia de Poio desde de su apertura en 2006, ofreciendo a cualquier persona, independientemente de la patología o necesidad, la oportunidad de recuperar, de la forma más rápida y completa posible, su capacidad funcional. Para lograrlo, "apostamos, además, por estilos y proyectos de vida saludables y por un aprendizaje constante que haga que nuestros mayores puedan seguir creciendo como personas, potenciando, al mismo tiempo, las funciones cognitivas", continúa Quiroga.

En línea con el modelo de promoción de un envejecimiento activo. Cedida

La atención personalizada por la que apuesta la residencia Ballesol es uno de los valores que la diferencian del resto, siendo también referente en áreas como la medicina traumatológica, ortopédica, la animación sociocultural o la alimentación adaptada a cada persona y pautada siempre por médicos y nutricionistas.

Ballesol Pontevedra cuenta con una Unidad de Recuperación Funcional, un aspecto a destacar, ya que se trata de un área específica para estancias post-hospitalarias, donde las personas pueden recuperarse de una operación o proceso hospitalario. Así, ante fracturas de cadera, prótesis de rodilla, secuelas por inmovilización, enfermedad pulmonar obstructiva, enfermedades neurológicas o accidentes cerebro-vasculares, esta residencia ofrece una respuesta geriátrica óptima aplicando terapias para la recuperación funcional, cognitiva o neuropsicológica.

Dotada de recursos tecnológicos innovadores para el diagnóstico y tratamiento de cualquier patología, este centro se ha convertido en la primera opción para este tipo de paciente, gracias a esta unidad destinada a la mejora y superación de un problema de salud o a la recuperación de la autonomía por parte de la persona mayor.

A su vez, dispone de otro tipo de estancias más allá de las permanentes, es el caso de las estancias temporales, por respiro familiar o vacacionales.

Evitar la soledad, objetivo primordial

En Ballesol, son consicentes de la importancia que tiene la participación social y comunitaria para dar respuesta a las situaciones de soledad no deseada y aislamientos social. Por eso, las estancias que ofrece esta residencia están pensadas para el desarrollo de un envejecimiento productivo y exitoso, pero también intentan dar respuesta al plano más afectivo de la persona, proponiendo un buen número de actividades y servicios adicionales. En este sentido y para dar covertura a esa área más afectivo-emocional o vital, el centro residencial Ballesol Pontevedra cuenta con un equipo de Coordinadores de Actividades y Bienestar, cualificados y capacitados para lograr un envejecimiento activo de las personas mayores y apoyarles en sus elecciones de ocio y bienestar. En definitiva, un espacio donde cumplir años en plenitud y de las mejores condiciones de salud y bienestar.