A pesar de las mascarillas y la distancia de seguridad, el grito feminista se escuhó bien alto en las calles y plazas de los municipios de Deza y Tabeirós.

Lalín, A Estrada y Vila de Cruces fueron los tres concellos de la zona donde tuvieron lugar concentraciones que reunieron a varios centenares de personas bajo el lema “Sen coidados non hai vida”. La Praza da Igrexa de Lalín fue el lugar elegido para la concentración feminista en la capital dezana con salida y llegada en este céntrico punto de la localidad. En este caso, los presentes pudieron escuchar los manifiestos leídos por representantes de la CIG y del colectivo Azos Feministas, en los que se hizo especial hincapié en los cuidados y en apostar por la corresponsabilidad tanto en el “reparto de tiempos como de trabajos”.

En A Estrada Deza-Tabeirós Colectivo Feminista también hizo lo propio con una concentración en la Praza do Mercado. De igual forma, se leyó un manifiesto alusivo a la principal reivindicación del 8M y donde las banderas pusieron el colorido. En la otra localidad de la zona donde se concentraron para celebrar la jornada, Vila de Cruces, las convocantes fueron las integrantes de Levedar Colectivo Feminista. En este caso, la cita tuvo lugar en horario vespertino en la Praza do Concello. En Silleda, el gobierno local decidió este año centrarse en las actividades virtuales para celebrar el 8 de marzo.

Premios

En el marco de las actividades llevadas a cabo con motivo del Día Internacional de la Mujer, Salón Teatro de Lalín fue el escenario para la entraga de los Premios Maruja Gutierrez, que este año fueron para Eva Fuentes Senra por la Ganadería Xoco S.C., Verónica Ledo Lançao y Natalia González Coego por la empresa Educalecrín S. C., Rocío Fernández González por su labor social y María Eva Paz Aguiar del Bar Rosaleda.

En A Estrada, Delia Bustelo, gerente hasta su jubilación de la Mercería Delia, recibía el Premio ao Labor das Mulleres Traballadoras 2021 de la mano del alcalde estradense, José López.