12 de septiembre de 2019
12.09.2019
Contenido Patrocinado

La industria gallega pierde dinero por no tratar bien sus datos

Aplicando la analítica se obtiene un beneficio directo de forma sencilla y económica

12.09.2019 | 13:45
La industria gallega pierde dinero por no tratar bien sus datos

En estos tiempos en los que el concepto de industria 4.0 ya no es ajeno a nadie, sorprende ver cómo la adopción de la analítica de datos tiene tan poca penetración en nuestro parque industrial. "Existe una carrera por aplicar el internet de las cosas (IoT en sus siglas en inglés, por Internet of Things) pero sin un criterio industrial en muchos casos, en busca y captura del dato con muy poca concienciación de cómo utilizar este dato, que es precisamente donde reside el valor", explican los responsables de Tecdesoft.
Desde un punto de vista funcional, existen 4 formas de catalogar la analítica aplicada a la industria: descriptiva, de diagnóstico, predictiva y prescriptiva.

Analítica descriptiva

Es la forma más básica de analítica y su función consiste en describir el proceso y los sistemas que lo sustentan, respondiendo al ¿qué está pasando? Ejemplos en el mundo industrial serían los SCADAS, informes, históricos, KPI's (como el OEE, el consumo eléctrico, ...), sistemas de monitorización de infraestructura (Zabbix, ...), etc.
Aunque no lo parezca, en esta forma de analítica se puede profundizar mucho obteniendo un beneficio inmediato. Por ejemplo, contar con una plataforma de monitorización que permita ver de una forma centralizada todos los sensores en tiempo real de las distintas plantas permite contrastar y analizar datos de distintas líneas iguales, visualizar KPIs o tener el histórico de la sensórica de producción para aprender de lo que ha pasado.

Analítica de diagnóstico

Normalmente se utiliza para responder al ¿por qué ha pasado este problema? y poder establecer medidas para que no vuelva a suceder (en caso de ser necesario).
Para ello, se debe dotar al personal de planta de las herramientas apropiadas para realizar el diagnóstico lo antes posible ya que si se puede saber por qué se produce una parada, es posible restablecer el proceso mucho más rápido, minimizando el lucro cesante.
Las herramientas de gestión de alarmas y eventos que siguen el estándar ISA 18.2 son un ejemplo de ayuda rápida a los operadores, que además consiguen un mayor protagonismo al relacionarlos con las herramientas de la analítica descriptiva.

Analítica predictiva

Responde a ¿qué es lo más probable que pueda pasar? Con este tipo de analítica se pueden predecir, por ejemplo, los valores de los sensores y saber si el valor actual está en el rango adecuado (aunque no suponga una alarma de proceso). También se podría determinar con una muy alta probabilidad el tiempo que falta hasta el siguiente fallo en una máquina, para saber cuándo hacer el mantenimiento o la probabilidad de que un producto se salga de los parámetros de calidad definidos.

Analítica prescriptiva

¿Qué es necesario hacer? es la pregunta a la que responde. Es la analítica más avanzada y se basa en conocer y entender lo que ha sucedido, por qué ha sucedido y lo que podría suceder para ayudar al personal de planta a determinar las mejores acciones a tomar. En otras palabras, permitiría determinar las condiciones en las que un producto se fabrica con la mejor calidad, el menor coste o el requisito que le queramos aplicar.
Como se puede ver, invirtiendo en analítica se obtiene un beneficio desde el primer minuto, independientemente de en qué fase de digitalización se encuentre la fábrica, siempre y cuando se haga con criterio y conociendo cómo funciona el proceso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook