17 de abril de 2019
17.04.2019
CONTENIDO PATROCINADO

Madres pasados "los treinta"

El retraso de la maternidad en el mundo actual

17.04.2019 | 12:23
Clínica NIDA

Actualmente en la treintena nos vemos jóvenes, nos sentimos jóvenes y dentro del ciclo vital humano, aún somos jóvenes. Pero lo cierto es que en cuanto a lo que la maternidad se refiere, el tiempo pasa. Con las estadísticas de nacimientos en España con los números más bajos de la historia, hablamos con los expertos de Clínica Nida que acaban de celebrar su primer aniversario con la "1 Jornada de Reproducción Asistida Clínica NIDA", donde expertos de todo el país se han dado cita para hablar de temas como la selección de donantes, la edición genética o el problema demográfico.

I Jornada de Reproducción Asistida Clinica NIDA

¿Cuál es el factor que más influye a la hora de tener descendencia?

La edad es el factor que más influye (con mucha diferencia) en el tema reproductivo. De hecho, lo más frecuente en nuestras consultas reproductivas, a la hora de explicar los resultados de las pruebas a la pareja (estudio básico reproductivo que solicitamos en las primeras visitas), es que informemos de que "todo está bien". Es ahí cuando debemos explicar a la pareja la influencia de la edad tanto en los embarazos naturales como con técnicas de reproducción asistida.

¿Es el ritmo actual de las mujeres el problema principal?

La realidad a la que se enfrentan las mujeres no debe significar que se deba renunciar a las metas personales y profesionales, ni mucho menos a la idea de ser madres. Se trata de abordar la decisión con conciencia de que el reloj avanza, equilibrando el trabajo y las aspiraciones de realización personal.

¿Cuánto puede tardar una mujer en quedarse embarazada?

Si bien es normal tardar hasta un año en quedarse embarazada de forma natural, a partir de los 38 años de edad de la mujer, es recomendable consultar al médico tras 6 meses de búsqueda sin éxito.

¿Con qué opciones cuentan las mujeres cuando deciden optar por la reproducción asistida?

Existe una variedad de técnicas de baja complejidad, como la inseminación artificial y técnicas más complejas como la FIV/ICSI, e incluso el diagnóstico genético preimplantacional. En algunos casos (sobre todo por encima de los 40 años) se puede recurrir a la ovodonación, una alternativa mediante la cual se puede vivir también la maravillosa experiencia del embarazo.

¿Alguna conclusión?

En conclusión, aconsejamos no dejar de lado ninguno de los sueños que se nos presentan a lo largo de los años, pero incluir siempre el deseo de ser padres en la planificación de nuestra vida, para poder abordarlo con salud, conciencia y alegría.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook