La leche materna es el mejor alimento que podemos dar a nuestros hijos hasta los seis meses de edad de forma exclusiva, y hasta los 2 años en combinación con otros alimentos, como nos dice la Organización Mundial de la Salud (OMS) y todas las asociaciones científicas.

Esta recomendación, en muchas ocasiones, no se puede cumplir debido a que la baja de maternidad tiene una duración de 16 semanas (algo menos de 4 meses). Lo que provoca que en España solo el 46,9% de las madres alargue la lactancia materna hasta el mes seis, y el 28,5% entre los seis meses y el año, según un informe de la Asociación Española de Pediatría.

Otro de los motivos por los que las mamás dejamos de dar el pecho antes de lo recomendado es porque sentimos que no producimos leche suficiente, o que nuestra leche es de mala calidad y, en consecuencia, nuestro bebé no se está alimentando correctamente.

Lo cierto es que en torno a la lactancia surgen muchas dudas. En este artículo respondemos a las 10 dudas más comunes con la ayuda de Yolanda Vélaz, enfermera pediátrica e IBCLC, a la que tuvimos la suerte de escuchar en directo en el webinar: 'Prepárate para la lactancia materna'.

Ver el webinar. 'Prepárate para la lactancia materna'

https://studio.youtube.com/video/hYzA3mpmBRc/edit

1.¿Podemos ayudar al bebé a engancharse correctamente?

Uno de los miedos de las mamás es que nuestro bebé no se enganche bien al pecho. Para facilitar al máximo esta tarea, Vélaz insiste en la importancia del piel con piel ya en el paritorio para que el bebé se enganche al pecho ya allí. "En ese momento, el bebé está super despierto y suele succionar muy bien, generando una impronta que hace que luego sea todo más sencillo. De ahí que en la mayoría de hospitales hayan incorporado el piel con piel ya en el propio quirófano, también en cesáreas". Por tanto, el primer agarre, cuanto antes, mejor.

2.¿Cómo puedo saber si mi bebé está comiendo lo suficiente?

Una de las cosas que nos preocupa cuando damos el pecho es que nuestro bebé no esté comiendo lo suficiente. Cuando toman biberón, somos capaces de ver la cantidad de leche que ingiere y cuanta deja en el biberón, pero cuando lacta, esto es complicado de saber. "Tenemos que ver los pañales que moja con pipí, y el número de deposiciones que hace. Si la lactancia se está llevando a cabo correctamente, debería de mojar unos 5 pañales al día y hacer deposiciones de transición (en torno al día 5) para pasar a las deposiciones definitivas (que son como requesón). Si vemos que el bebé no hace pis y que está muy adormilado, deberíamos ir a urgencias porque a lo mejor se está deshidratando", nos dice Vélaz.

En cuanto al número de tomas, los bebés suelen mamar en torno a 8-12 veces al día.

3.Si se queda dormido mamando y no come, ¿qué hago?

El pecho para un bebé es mucho más que alimento. Un bebé mama también buscando calma y el apego con la mamá, por ello es lógico que, de tan a gusto que está, se quede dormido. Pero es verdad que "los primeros días debemos asegurarnos de que el bebé está succionando el tiempo suficiente como para alimentarse".

4.¿Es normal que me duela el pecho al amamantar?

La lactancia materna no tiene que doler. "Una cosa es que tengamos al principio una pequeña irritación de la piel, y otra cosa es que se hagan grietas. Las grietas no son normales. Si ponemos al bebé al pecho y nos duele, hay que retirar al bebé y volverlo a poner", nos dice Vélaz que, además, nos insiste en que no debemos aguantar una toma con dolor. "En el momento en el que se hace una grieta, luego la grieta tarda mucho en curarse".

"La molestia solo debe durar unos 30 segundos. Si persiste es que el agarre no se ha efectuado correctamente"

5.¿Hay niños que tienen problemas a la hora de succionar?

La mayoría de los bebés succiona correctamente, pero es cierto que hay casos en los que los bebés tienen dificultades para hacerlo. Cuestiones "mecánicas", como la lengua atada (anquiloglosia) o el labio leporino o paladar hendido, podrían interferir directamente en la capacidad del bebé de usar las estructuras de la boca para lograr una succión efectiva. Algunas veces, la causa es evidente pero a menudo no lo es. "Si intentamos hacer un agarre profundo y no lo conseguimos porque nos duele, tenemos que buscar ayuda y ver qué es lo que puede estar pasando", nos dice Vélaz.

La lactancia a demanda aumenta la producción de leche Freepik

6.¿Cuál es la postura correcta para dar el pecho?

Aunque la postura, tanto del bebé como de la mamá, dependerá de las circunstancias y preferencias de ambos, la postura biológica es estar semi-acostada o sentada con la espalda reclinada hacia atrás, y colocar el bebé boca abajo sobre ti, con la cabeza situada entre tus pechos descubiertos, de modo que no quede ni un trozo del cuerpo de tu bebé que no esté en contacto con el tuyo. No es necesario sujetarlo, solo vigilarlo, porque la propia gravedad lo mantiene firme.

"Siempre va el bebé al pecho y no el pecho al bebé y el pezón se debe situar a la altura de su nariz, no a la altura de su boca, para que el bebé levante la cabeza y se enganche".

7.¿Por qué es tan importante que el bebé vacíe el pecho en las tomas?

Que el bebé vacíe el pecho en cada toma es fundamental para que nosotras nos quedemos cómodas y para que nuestro cuerpo genere o produzca más leche. "Si el bebé se duerme antes de acabar la toma, corremos el riesgo de que no vacíe el pecho. Esto, durante las primeras semanas es normal, estamos en un periodo de adaptación, pero tenemos que intentar que las tomas sean afectivas para que se vacíe el pecho". Pero, ¿cómo sabemos que el bebé ha vaciado el pecho? "Siempre podemos recurrir al saca leches para saberlo. Si después de la toma, lo usamos, y no sale leche, es que lo ha vaciado", nos dice Vélaz. Si el bebé ha vaciado un pecho pero el otro lo ha dejado a medias, cuando quiera volver a mamar, debemos darle el pecho que ha dejado a medias para que lo vacíe.

"Para que nuestro cuerpo genere leche, debemos vaciar el pecho en las tomas"

8.Siento que tengo poca leche, ¿qué hago?

A pesar de que son muchas las mujeres que piensan “no tener suficiente leche”, lo cierto es que la inmensa mayoría de las madres son capaces de producir toda la leche que necesite su bebé. Tan solo en una minoría de los casos se produce hipogalactia, o baja producción de leche materna, como es el caso de mujeres con alteración de la tiroides, trastornos alimentarios, hipoplasia mamaria y otras enfermedades.

Por tanto, si crees que tienes poca leche, lo primero que deberías hacer es acudir al pediatra o a un profesional sanitario para determinar si realmente es así, y de serlo, buscar la causa para ponerle remedio.

"La inmensa mayoría de las madres son capaces de producir toda la leche que necesite su bebé"

9.¿Puedo usar chupete durante la lactancia?

El bebé empieza a desarrollar el reflejo de succión dentro del útero de su madre, es un aprendizaje de gran importancia pues le va a permitir alimentarse nada más nacer. Así que, una de las funciones principales de la succión es, sin ninguna duda, la alimentación. Pero, ¿tiene más funciones, la succión? Por supuesto, la succión produce bienestar en el bebé. Es por ello que el pecho no solo proporciona alimento al bebé, también le calma, le ayuda a conciliar el sueño, le hace sentirse seguro, querido...

Este papel, en bebes que maman, lo hace el pecho. En bebés que no lo hacen, lo puede hacer el chupete.

Teniendo en cuenta esto, las mamas que damos el pecho debemos tener en cuenta estas recomendaciones:

  • No se debería ofrecer el chupete al bebé antes de las 6-7 semanas de vida, ya que puede dificultar la buena evolución de la lactancia.
  • Succionar el chupete produce saciedad, lo que puede ser peligroso si el bebé pierde peso o no aumenta de peso adecuadamente.
  • En caso de dolor al amamantar es importante buscar y solucionar las causas con un buen seguimiento y no usar el chupete para saltarse tomas, pues puede ser peligroso para el bebé.
  • Puede producir modificaciones de la succión al igual que las tetinas.

10.¿Cuándo debo iniciar como máximo el destete?

Vélaz lo tiene claro: no hay un momento máximo: "el destete se producirá cuando la madre quiera o el bebé así lo desee. Hay niños que maman hasta los 5-6 años, no hay ningún problema. Lo importante es que ambos estén cómodos. Si esto deja de ser así, sabrás que ha llegado el momento de dejarlo, pero no debería ser una decisión que una madre tome condicionada por factores externos, sino porque ella o el bebe así lo deseen".