Llegan las Navidades y la hora de pensar en los regalos para nuestros familiares y seres queridos. Cuando se trata de nuestros hijos e hijas adolescentes encontramos algunas dificultades a la hora de saber qué regalarles. Y es que muchas veces no nos piden regalos, sino solo dinero.

Es normal que se dé esta situación. En la etapa de la adolescencia quieren ser independientes, hacer cosas ellos solos sin la supervisión de los progenitores, aunque todavía dependan económicamente de ellos. Pero ¿es bueno que les demos dinero por Navidad o deberíamos darles otros regalos?

Dinero por Navidad a los adolescentes: ¿sí o no?

Dar dinero por Navidad a los hijos e hijas adolescentes es muy común tanto en los padres como en los abuelos. Este acto tiene dos caras de la moneda: puede ser beneficioso si nuestros hijos reciben antes una paga y tienen una educación financiera ya consolidada, pero puede ser perjudicial si nuestros hijos nunca han recibido paga o no saben cómo gestionar su dinero.

La paga es una herramienta educativa que educa financieramente a nuestros hijos y les ayuda a saber gestionar su dinero. Esta paga siempre se debe dar acorde a su edad y debe ser fija. Con esta paga comienzan a gestionar su dinero, a esperar la recompensa y a no dejarse llevar por la inmediatez. Además, con ella van a aprender las consecuencias lógicas que conlleva gastarse el dinero rápidamente: tendrán que esperar a la semana siguiente a tener más.

Por eso, si decidimos proporcionarles a nuestros hijos adolescentes dinero por Navidad cuando ya anteriormente han recibido paga y saben cómo administrar su dinero, este puede ser un incentivo para ellos para seguir ahorrando y así poder comprarse algo que desean.

Si no le hemos dado paga y no saben cómo gestionar su dinero, darles dinero por Navidad puede ser un acto que les lleve a gastárselo todo en un mismo día, con lo que no van a aprender a cómo usar este dinero para su beneficio.

¿Qué hacer entonces?

Por una parte, para Navidad podemos ofrecerles como regalo la cantidad de dinero que consideremos, siempre y cuando sepan gestionarlo, ytambién debemos acompañarlo de algún regalo.

Por otra parte, si no saben gestionar su dinero, no les vamos a dar una cantidad de dinero como regalo, pero sí que podemos plantearles que a partir de entonces van a recibir semanalmente una cantidad de dinero como paga para que puedan administrarlo y gestionarlo a su manera. Además de este regalo simbólico, debemos acompañarlo de algún otro regalo.

A la hora de comprar los regalos para los adolescentes, si estamos un poco perdidos con sus gustos, podemos ayudarnos de la regla de los 4 regalos:

  1. Algo que sirva para llevar (por ejemplo ropa, zapatos o complementos).
  2. Algo que ellos deseen.
  3. Algo para leer.
  4. Y algo que les haga falta de verdad.

Para pensar en algo que ellos deseen, podemos acercarnos a sus hobbies y regalarles algo relacionado con ellos. También podemos buscar la forma de comunicarnos con ellos y preguntarles por algo que les gusta o directamente comprar el regalo conjuntamente.

Asimismo, podemos incentivar que toda la familia escriba la carta a los Reyes Magos, incluidos también padres y madres, para que sea una actividad conjunta que pueda unir a la familia.