La atención y la memoria son dos de las capacidades más importantes que influyen en el aprendizaje escolar. La falta de concentración, la falta de interés, los malos hábitos alimenticios, los hábitos de sueño irregulares, el estrés excesivo, ver demasiado la televisión y utilizar dispositivos móviles sin mesura son algunos de los factores que obstaculizan las habilidades de memoria en los niños.

Para evitar que esto suceda, es importante seguir estos consejos.

Dormir bien

Clave para mejorar la memoria de los estudiantes. Los niños necesitan tener un horario de sueño adecuado y esto solo se consigue si se inculcan unos buenos hábitos. Si se logra, la memoria puede potenciarse de manera considerable y los estudiantes tendrán un mejor rendimiento académico.

Reducir las horas de televisión

Otro de los consejos clave para mejorar la memoria de los pequeños. Dedicar demasiado tiempo a estar delante de un dispositivo electrónico dificulta al cerebro la tarea de pensar y lo acomoda. Por ello, es importante sustituir las horas frente al televisor por la lectura, lo que beneficiará el desarrollo de la memoria del niño.

Tener un horario fijo de sueño o reducir nuestras horas en las pantallas son algunas de las claves para mejorar la capacidad de aprendizaje Pexels

Buena alimentación

Lo que se come es lo que hace que el cerebro funcione mejor o peor. Una comida equilibrada ayuda a los niños a desarrollar hábitos alimenticios saludables y a mejorar su funcionamiento cerebral. Una dieta equilibrada llena de proteínas, fibra, minerales y carbohidratos trabajará positivamente para el cerebro y, por tanto, mejorará la memoria de los niños.

Juegos de memoria

Este tipo de entretenimiento ayuda a mejorar la función cerebral y a tener unas habilidades de memoria. Resolver rompecabezas, hacer matemáticas, jugar a juegos de grupos y trabajar con tarjetas de memoria son practicas que, además de divertir, ejercitan la memoria.