Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CEO y cofundador de eGoGames

Alejandro Sáez: Pasión, energía y un software para cambiar el mundo

El CEO y co-fundador de eGoGames es un joven empresario de éxito quiere convertirlo en un altavoz para cambiar el mundo

Alejandro Saez.

Alejandro Saez.

Siempre ha tenido muy claro que quería tener su propio negocio y ahora que es un joven empresario de éxito quiere convertirlo en un altavoz para cambiar el mundo. Alejandro Sáez, CEO y co-fundador de eGoGames, plataforma española de eSport para dispositivos móviles, tiene 26 años y se ha ganado la confianza de inversores de la talla del presidente del Grupo Société Générale en España, Donato González, el fundador de Pepephone, Pedro Serrahíma, el presidente de Gestamp, Francisco Riberas o el fundador de Millennial Gaming, Jaime Martín Laborda, que han liderado una ronda de financiación para su start-up.

Sincero y accesible, Sáez se define como un emprendedor romántico con facilidad para los estudios. En San Patricio -colegio bilingüe donde se formó- tenía una media de 9,5. De hecho, gracias a sus buenas notas, con 15 años, pudo pasar todo un curso en la Kimball Union Academy en Meriden, New Hampshire. Quería ir a Harvard. Estaba obsesionado con Estados Unidos y con cómo funcionan los negocios allí. "Fue un año muy bonito, pero no dejaba de ser un pueblo en mitad de la nada y echaba de menos mi vida en Madrid". Y como siempre ha confiado en sus capacidades y su esfuerzo para conseguir sus metas, pidió a sus padres volver a España.

Se reincorporó a las aulas de San Patricio y de ahí, al Instituto de Empresa donde cursó una doble licenciatura en ADE y Derecho. Y sigue sin descartar, en un futuro, hacer un máster en Harvard.

En su primer año de universidad ya quería tener su propio negocio. Se adentró en el sector de la restauración y todavía mantiene el VIPs de la calle Arturo Soria que franquició con 19 años y un amigo. Fue su primera aventura empresarial. Un año después participó en una compañía de bisutería y abrieron dos tiendas en Turquía, pero acabó vendiendo sus acciones.

Cuando llegó el momento de poder irse de Erasmus, su padre se trasladó a trabajar a La Habana y Alejandro Sáez propuso a su universidad hacer el programa de intercambio en la capital cubana. Recién aterrizado le sorprendió una ciudad sin internet y descubrió que sus compañeros se entretenían instalándose de 'extranjis' juegos en los teléfonos móviles. Cuando volvió a España borró todos esos juegos que él también había incorporado porque estaba harto de la publicidad, que ralentizaba la experiencia, y de invertir tanto tiempo en algo que no le daba rédito. Dos ideas que engendraron eGoGames: "¿Y si pudiese ganar dinero, obtener beneficios o premios, con juegos sencillos y sin anuncios?".

Con esa premisa construyó su tesis de final de carrera y diseñó la empresa que ahora dirige. La trasladó del papel al mundo real hace 4 años con Baldomero Sánchez, amigo que conoció en Marbella con 9 años. Vivían en la misma zona de Madrid y también estudió en San Patricio, aunque en un curso superior. "Entre los dos cubríamos todos los campos que necesitábamos para fundar la compañía y nos compenetramos a la perfección", argumenta.

Sáez se ha relacionado siempre con gente mayor que él y, a su entender, eso le ha facilitado muchas cosas, tanto en su carrera académica como profesional. Pero, sin lugar a dudas, está convencido de que una de las claves de su éxito es la pasión y la energía con la que emprende cada proyecto. Además, asegura que jamás da órdenes: "Intento que crean en mis ideas y mantengo un diálogo constante con todo el equipo. La ilusión se contagia y si todos trabajan con ilusión, eres invencible".

El software de la start-up española, que da trabajo a 40 personas, agrupa jugadores con el mismo nivel de habilidad y permite participar en torneos de manera fácil y cómoda. Está presente en desarrolladores de videojuegos para móvil de Emiratos Árabes, Filipinas, Estonia, Israel, Georgia, Reino Unido, Brasil, China, Turquía, Polonia y Estados Unidos. Y ya ultima nuevos proyectos con destacadas personalidades del mundo del deporte, de la cultura i de las redes sociales.

En los próximos años, Sáez espera haber reinventado la industria y haber impactado de forma positiva en el mundo. Trabaja para que todos sus proyectos se conviertan en un altavoz internacional de iniciativas filantrópicas, y contagiar con esta idea a otras grandes empresas. Para conseguirlo, predica con el ejemplo y todos sus acuerdos destinan un porcentaje del revenue a una causa social. "¿Imaginas que pasaría si Apple, Facebook, y todas las grandes que conocemos donasen un 20% del beneficio a causas humanitarias?", fabula.

eGoGames ya trabaja con Unicef y con Global Gift Foundation con quien han puesto en marcha Gaming for Global Gift para construir un centro de inclusión social y salud para menores. En esta iniciativa ya han recibido el apoyo de celebrities como Eva Longoria para organizar torneos benéficos con los que recaudar fondos.

Un 60% de mujeres

Un eSport es un juego 100% de habilidad entre participantes reales, con un componente de ‘streaming’ y premios. El nicho de mercado hasta ahora ha estado muy reducido: hombres, muy jóvenes en videojuegos relativamente complejos. Según Alejandro Sáez, sumar a los eSports juegos como el solitario o el Candy Crush han conseguido que el 60% de sus usuarios sean mujeres y que el rango de edad que compite sea más variado. "Cualquier persona sin importar su edad o su género pueda obtener remuneración de su competición electrónica".

Compartir el artículo

stats