La edad de retiro sigue al alza en Galicia y ya solo dos de cada diez tienen menos de 65

La media de los nuevos jubilados supera ese umbral en todas las provincias y alcanza los 66 en Ourense

Los pensionistas suben el 0,6% el último año, la mitad que todo el país

Dos jubilados charlan en la calle, en una imagen de archivo

Dos jubilados charlan en la calle, en una imagen de archivo / EFE

Julio Pérez

Julio Pérez

Nunca antes en Galicia hubo tantos trabajadores de 65 o más años todavía en activo. En junio alcanzaron los 24.500, un 16% por encima del mismo mes del pasado ejercicio (21.100) y prácticamente el triple que hace una década (8.200). El mercado laboral funciona como un espejo de la demografía. Envejece a la misma velocidad y la actual tasa de sustitución está lejísimos de garantizar el relevo generacional a medio y largo plazo. Aunque el resto de retos suelen robarle el protagonismo, este es el mayor problema que sufre la economía regional por la merma del músculo de la ocupación, el impacto en la productividad y el riesgo de desactualización tecnológica. Por cada 100 personas cercanas a la jubilación (los mayores de 55 años), solo 17 jóvenes (con una edad inferior a los 25) empiezan a cotizar.

El desequilibrio no tiene visos de mejorar pronto. A la espera de ver cómo sigue evolucionando la contratación de extranjeros –son cerca de 64.000 ahora mismo en la comunidad, el máximo histórico–, el empleo y la caja de la Seguridad Social afrontan de aquí a 2040 el retiro en masa de los trabajadores nacidos entre 1958 y 1975, el periodo del baby boom por el auge sin precedentes de la natalidad. Todas las sucesivas reformas del sistema público de pensiones inciden en garantizar el acercamiento de la edad real de jubilación a la legal –ese umbral de los 65 años que se remonta a la Ley de Retiro Obrero Obligatorio de 1919– para amortiguar el impacto del creciente gasto y garantizar su sostenibilidad.

Los cambios introducidos en 2011 y 2013 restringen la jubilación a los 65 años para aquellos que cuenten con un periodo de tiempo cotizado que se va incrementando progresivamente. ¿Cuál es el mínimo en este 2024? Al menos 38 años. Para el resto, la edad de acceso al retiro sin sufrir penalizaciones en la cuantía son 66 años y 6 meses. En mayo de 2023 se lanzaron también los nuevos incentivos para alargar la vida laboral. Retrasar la jubilación eleva un 4% la cuantía de la pensión por cada año demorado o permite cobrar una retribución única de entre 4.786 y 12.060 euros.

pensiones en galicia

pensiones en galicia / H. Barreiro

¿Resultado? Cada vez menos gente abandona el mercado laboral antes de los 65 años. Fueron solo dos de cada diez de los nuevos jubilados este año en Galicia: 1.900 de las casi 8.300 jubilaciones que se dieron de alta entre enero y mayo, según recoge el último balance de la Seguridad Social. La edad más frecuente son los 65, con más de 3.000 retiros en los cinco primeros meses del año. A continuación están los 66 años (2.357 altas); los 64 (550); los 63 (697); los 67 (364); los 61 (218); los 68 (173); y los 69 (103). Hay 190 que incluso saltaban la barrera de los 70 años.

La edad media de jubilación supera los 65 años por primera vez en las cuatro provincias. En Pontevedra asciende a 65,2 años, concretamente, frente a los 65 de 2023. En 2020 se situaba en los 64,5 años. A Coruña alcanza los 65,3 años (65,2 en 2023 y 64,8 hace cuatro años). La media en Lugo toca los 65,5 años, mientras que en 2020 era de 65 años. Ourense tiene la mayor edad media de jubilación de la comunidad y una de las más altas de toda España: 66,1 años. En su caso ya se superaban los 65 en 2020. El dato del conjunto el país llega a los 65,2 años en las pensiones registradas entre enero y mayo.

Las implicaciones del envejecimiento de la población para la Seguridad Social van más allá de Galicia y del resto de territorios del norte del país donde hasta ahora se focalizaba el invierno demográfico. De hecho, el número de pensionistas aumentó aquí en el último año el 0,6%. Hay 687.743 que cobran en total 776.000 prestaciones. En todo el Estado se incrementaron el doble, el 1,2%, hasta los 9,2 millones. Destacan las subidas de Canarias (2,55), Baleares (2,1%), Madrid (1,6%), Andalucía (1,6%), Extremadura (1,5%) y Murcia (1,5%).

El importe medio en la comunidad rebasa los 1.075 euros y los 1.230 euros en el caso de las de jubilación, donde hay una brecha considerable entre aquellos retirados del régimen general (1.438 euros) y los autónomos (831 euros). Una de cada cuatro prestaciones en Galicia, casi 204.500, tiene derecho a complemento de mínimos. La inmensa mayoría, 140.270, las cobran mujeres. Otras 60.300 prestaciones reciben el complemento por brecha de género, lo que supone un importe adicional al mes de 64,62 euros. Son 19.000 por un hijo; 26.900 por dos; 9.600 por tres; y otras 4.700 pensiones por cuatro o más descendientes.

Casi el 13% de los beneficiarios de la nómina de junio en Galicia son pluripensionistas. Hay 88.200 titulares de más de una prestación. Son 71.600 mujeres y 16.500 hombres. Ellas son también las más habituales entre los importes inferiores al salario mínimo interprofesional. El 71,8% de las pensionistas no llega a los 1.134 euros. Entre los hombres son el 50,7%.