Hortensia Herrero, mujer de Juan Roig y segunda accionista de Mercadona, compra el 30% de la gallega Malasa

Javier Pérez Patiño, uno de los hermanos cofundadores, se mantiene al frente junto con la nueva generación familiar

Hortensia Herrero, en la inauguración de una exposición en su centro de arte.

Hortensia Herrero, en la inauguración de una exposición en su centro de arte. / Rober Solsona

Julio Pérez

Julio Pérez

Grupo Malasa, la compañía gallega líder en España y Europa en la fabricación de mobiliario a medida, consuma el relevo generacional "que lleva gestándose en los últimos años". Javier Pérez Patiño, uno de los hermanos cofundadores de la firma que, entre otros, tiene como clientes a Inditex, El Corte Inglés, Mercedes y Tous, se mantiene al frente con la mayoría del capital y de la mano ya de "la nueva generación de la familia", como acaba de anunciar la propia compañía, que abre las puertas del accionariado a Hortensia Herrero. La segunda gran accionista de Mercadona, que también está en la cartera de clientes de Malasa, y esposa del presidente, Juan Roig, entra con un porcentaje del 30% de las acciones a través de su sociedad patrimonial, Herrecha Inversiones.

Fundada por Javier Pérez Patiño y su hermano Antonio hace 30 años, la multinacional nació de una pequeña ferretería ubicada en la localidad coruñesa de Cambre y se ha convertido hoy en una referencia del sector del mueble y también de la actividad contract con un conglomerado de "11 empresas altamente especializadas e innovadoras y múltiples líneas de negocios, materiales y servicios, bajo el paraguas de una matriz unida y fuerte". Dispone de más de 80.000 metros cuadrados en instalaciones repartidas entre España, con su sede central en Cerceda, y México.

Precisamente por su gran expansión, en 2018 se vendió un paquete minoritario de acciones al fondo de inversión GPF, que sale ahora del capital, al igual que Antonio Pérez Patiño. Se dedicará, según el grupo, "a actividades ajenas a la empresa en su nueva faceta profesional".

"Desde la compañía se asegura que, para su más de 1.000 empleados, ubicados en España y México, y sus más de 90 clientes, esta reestructuración no supondrá ningún cambio en la actividad, que continúa asentada igual que durante los últimos 30 años", señala Masala, que presenta el cambio de accionariado como un paso adelante en la "busca de nuevos retos y potenciar el crecimiento que llevan experimentando en los últimos años de la mano de Herrecha Inversiones, a la vez que transmite el profundo agradecimiento a la figura de Antonio Pérez y GPF".