Italia multa con 6 millones por vender coches chinos como si fueran italianos

La firma promocionaba como “made in Italy” modelos Chery o Anhui

Agencias

La autoridad antimonopolio de Italia ha multado a una empresa de automoción local con 6 millones de euros tras determinar que había etiquetado ilegalmente vehículos de fabricantes chinos, incluido del grupo Chery Automobile como de manufactura italiana. DR Automobiles ha estado promocionando automóviles de Chery, BAIC Motor Corp y Anhui Jianghua Automobile Group, o JAC Motors, como de fabricación italiana desde al menos diciembre de 2021, ha dicho la agencia en su sitio web. Los automóviles fabricados en China se comercializaron bajo las marcas DR y EVO después de los “toques finales” en Italia, ha añadido.

La medida amplía una ofensiva de los últimos meses por parte del gobierno de la primera ministra Giorgia Meloni contra los vehículos fabricados en el extranjero que dan la impresión de estar fabricados en Italia. En mayo, la policía financiera confiscó decenas de Fiat Topolino producidos en Marruecos porque lucían una bandera italiana. La empresa matriz Stellantis también se vio obligada a cambiar el nombre del nuevo Alfa Romeo Junior después de que el Gobierno de Giorgia Meloni discrepara con el plan del grupo de llamar Milano al SUV de fabricación polaca.

DR, con sede en Macchia d’Isernia, al norte de Nápoles, dijo que apelaría el fallo. Sus vehículos están preensamblados en un 60-70% en China, según ha afirmado un portavoz a Bloomberg este jueves, y ha añadido que la compañía realiza cambios importantes en su fábrica para cumplir con las regulaciones europeas, por ejemplo con los sistemas de combustible y las normas de colisión.

La fabricación parcial de automóviles en Asia es una práctica común en el sector automovilístico y “nunca ha estado oculta al público”, según ha señalado DR. Su publicidad “nunca tuvo como objetivo dar a conocer la supuesta fabricación completa de automóviles en Italia”. El gobierno de la primera ministra Meloni también se ha enfrentado con el propietario de Fiat, Stellantis, por los planes de trasladar la producción a países con costes más bajos.