Urovesa presenta un nuevo vehículo para lidiar con contaminación química, nuclear y bacteriológica

El Vamtac Pitón ha sido protagonista en Eurosatory, feria bienal de defensa y seguridad que se celebra en París

Imagen del nuevo Vamtac Pitón en la feria Eurosatory.

Imagen del nuevo Vamtac Pitón en la feria Eurosatory. / CEDIDA

Javier Ramos

La bienal Eurosatory, con sede en París, es una de las mayores ferias a nivel internacional en los sectores de defensa y seguridad. La edición de este año ha sido el escenario elegido por Urovesa para presentar una nueva versión de su popular vehículo Vamtac.

Tal y como recogió en un primer momento el portal especializado Infodefensa y luego confirmó a El Corrego Gallego (del mismo grupo editorial que Faro de Vigo) el presidente de la firma con sede en Valga (Pontedra), Justo Sierra, el Vamtac Pitón es el nuevo modelo de la marca gallega, el cual ha visto la luz esta semana después de un desarrollo de cerca de año y medio.

Este vehículo especializado está diseñado para lidiar con escenarios de contaminación radiológica, bacteriológica y química (RBQ, por sus siglas) y cuenta con el equipamiento necesario para realizar labores de análisis, muestreo y almacenamiento en diferentes entornos. Su diseño ha sido llevado a cabo por Urovesa en colaboración con la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) del Ministerio de Defensa y el Ejército de Tierra.

El nuevo modelo es uno de los proyectos más importantes que ha afrontado la compañía gallega en tiempos recientes, dado que ofrece unas características a las que no hay, aseguran, “nada parecido” en el mercado.

El Vamtac Pitón ofrece protección colectiva para sus cuatro tripulantes, que pueden viajar en su interior sin tener que portar necesariamente equipos de protección individual ante amenazas RBQ. Está pensado para que a bordo vaya un equipo de cuatro personas -conductor, jefe de vehículo y dos operadores- y su principal propósito es afrontar “misiones de reconocimiento” y “toma de muestras”. Para ello, cuenta con un equipamiento especializado en detección química, biológica y nuclear o radiológica, además de dispositivos de identificación de este tipo.

El blindaje del vehículo está desarrollado a partir de otro modelo anterior de Urovesa, el Vamtac ST5, el cual estaba equipado con sensores de todo tipo, entre los que los portales especializados destacan el detector a distancia de nubes químicas, las cámaras situacionales, los identificadores químicos y radiológicos, la estación meteorológica o el filtro de sobrepresión.

La parte trasera del Vamtac Pitón incorpora un brazo robótico diseñado por otra firma española, Aunav, pensado para señalizar zonas contaminadas y tomar muestras sobre el terreno. Además, el automóvil dispone de una impresora láser que fabrica banderas de señalización con datos concretos de ubicación con coordenadas GPS y fecha. Toda esta operación puede realizarse de forma remota, sin exponer físicamente a los tripulantes ni obligarlos a salir al exterior, mediante un dispositivo de control instalado en el interior del vehículo.

Asimismo, entre el equipamiento del vehículo se encuentran otras prestaciones como la opción de desplegar un vehículo terrestre no tripulado con capacidad de detección química y radiológica, cajones para el almacenamiento de muestras o incluso sistemas para la toma de muestras líquidas, sólidas y gaseosas.

Todos los sensores instalados en el Vamtac Pitón funcionan con software propio y autónomo, aunque existe un sistema superior que los integra todos.

La fase de desarrollo de este nuevo vehículo de Urovesa ha contado con una financiación de en torno a un millón de euros de la DGAM y ahora se espera que pueda presentarse un contrato para la adquisición de múltiples unidades de esta nueva plataforma de última generación contra amenazas RBQ.

Justo Sierra, en declaraciones recogidas por Infodefensa, expuso que Urovesa ha presentado en Eurosatory “una de las últimas variantes y versiones” de su vehículo más reconocido y subrayó que el Vamtac Pitón ofrece una “funcionalidad muy amplia”. Además, destacó que en su diseño participaron “muchas empresas españolas, que son las fabricantes de los equipos que le dan la funcionalidad al vehículo”.