Rearmado el “caso Hiperxel”: fijado el juicio contra los exdueños por 7 millones de euros

El Mercantil cita a Villamizar y Vinova, brazo artificial inversor de Eusebio Novas, para el 11 de septiembre

El goteo de demandas contra los empresarios y socios continúa en Madrid

Lara Graña

Lara Graña

El 18 de diciembre de 2023, hace hoy seis meses, tenía que haberse celebrado el juicio por la quiebra de la cadena de congelados Hiperxel (marca comercial de Xeldist Congelados), “culpable” de acuerdo al informe de calificación de la administración concursal, ejercida por el despacho vigués de Lener. Un error burocrático frustró la celebración de aquel procedimiento.

Tampoco fue posible en un segundo intento ante la imposibilidad de notificar a una de las partes personadas, Vinova Investments, la mercantil creada por los socios Eusebio Novas Hay y Juan José Villamizar Velásquez para la compra de la compañía, como demostró la investigación de FARO y constató después una demanda formulada por Fiscalía. Tras meses de impasse –Vinova estaba registrada en un edificio de oficinas de Madrid, pero sin ninguna actividad ni representación–, la Justicia ha logrado poner coto a los pretendidos emprendedores.

El juicio por el colapso de Xeldist, que devino en el despido de más de 300 personas y el cierre de un centenar de puntos de venta, tiene fecha al fin: 11 de septiembre. A Villamizar y Vinova la administración concursal reclama más de 7 millones de euros.

La jueza del Mercantil número 3 de Pontevedra (con sede en Vigo) Amelia Pérez Mosteiro ha ejecutado la notificación a las partes mediante una providencia. Es previsible –así lo dan por hecho todos los acreedores de la dupla de empresarios– que Novas no se presente a la cita. En una comunicación remitida a FARO, en la que pretendió una rectificación por la investigación que lo vinculaba con la compra de Hiperxel, aseguró que no tenía vínculo alguno con esa operación ni con Vinova.

No obstante, el Decano ya divulgó su tarjeta de visita –la entregaba y ejercía como gerente de Vinova–, amén de que Fiscalía certificó que Eusebio Novas y Villamizar crearon la compañía como parte de una “trama para la defraudación [...] y con empresas dirigidas y utilizadas por [ambos socios] como instrumento para simular un grupo empresarial solvente para así obtener financiación de las entidades crediticias, adquirir grandes cantidades de producto y proceder a su venta a sus clientes ocultando a la Hacienda Pública gran parte de ellas y obteniendo de esta forma muy importantes beneficios económicos”.

Tarjeta de visita de Novas, como gerente de Vinova

Tarjeta de visita de Novas, como gerente de Vinova / LG

El Ministerio Fiscal ha solicitado para ambos una fianza de otros 6 millones.

A todo tren

Esos “beneficios” iban destinados a costear un elevadísimo nivel de vida. Buena parte de los más de 7 millones que les reclama la administración concursal son las que retiraron en efectivo de Xeldist entre agosto de 2021 y agosto de 2022. En total, estas cantidades dispuestas –se traspasaban desde Hiperxel a Vinova– superaron los 2,52 millones de euros. Pero había otra cuenta más, por importe de otros 2,15 millones, que la administración concursal da por hecho que fueron a parar también a los bolsillos de Novas y Villamizar.

PrintEn los recuadros, Novas (i.) y Villamizar (d.). En grande, tienda cerrada de Hiperxel en Vigo.

PrintEn los recuadros, Novas (i.) y Villamizar (d.). En grande, tienda cerrada de Hiperxel en Vigo. / Marta G. Brea / FDV

En total, la cadena de tiendas de congelados fue vaciada en al menos 4,68 millones de euros; no hay ningún soporte documental que justifique esta salida de fondos. Tampoco lo había de Vinova o su filial Congelados Cíes –estaban sin auditar y sin libros de cuentas–, pese a lo cual los dos jóvenes convencieron a los fondos inversores Certior (Luxemburgo) y Resilience (España) para un préstamo con el que comprar Hiperxel.

La vivienda donde reside el arousano le cuesta unos 7.000 euros mensuales, que paga a un conocido exfutbolista profesional del Real Madrid. El yate que utiliza, Mansoor, está a nombre de una sociedad a nombre de su pareja; tiene 23 metros de eslora y perteneció al fallecido Jorge Dorribo Gude, principal encausado de la Operación Campeón, fundador de Laboratorios Nupel y epicentro de una trama de fraude de subvenciones y tráfico de influencias.

Un empresario asturiano lo acusó también en un juzgado de haber utilizado sus datos para firmar contratos de renting para un Mercedes Benz S400 (con números de matrícula 1874) y un Maserati Levante.

Pero hay más, porque en este tiempo Vinova ha recibido al menos una demanda por lo penal en juzgados de Madrid, también por la obtención de líneas de crédito para la compra de pescado que, presuntamente, nunca se llevaba a cabo. Novas Hay está condenado a dos años y medio de prisión, una sentencia que ha recurrido ahora ante el Supremo.

Suscríbete para seguir leyendo