Wofco ya es la propietaria de Fandicosta: nace la tercera pesquera de España

 La transacción se ha firmado este mediodía ante notario con la ya antigua dueña

Barcos aproximándose al muelle de Fandicosta en Domaio (Moaña).

Barcos aproximándose al muelle de Fandicosta en Domaio (Moaña). / FdV

Lara Graña

Lara Graña

En todos los escenarios que pudo haber dibujado en su mente Ángel Martínez Varela tras décadas de trayectoria, es complicado pensar que el que se consumó esta mañana hubiese figurado en uno de ellos: la venta de la factoría de Fandicosta de Moaña, la segunda más moderna de toda la industria pesquera en Galicia, justo después de un titánico esfuerzo para reabrirla tras el incendio de 2016. Pero así ha sido: Worldwide Fishing Company (Wofco), el grupo que comandan Alberto Barreiro y Borja Tenorio, ya tiene la propiedad de la planta, como han confirmado fuentes de las negociaciones y el propio mentor de Grupo Fandicosta. Los papeles han quedado firmados ante notario.

Se abre así un camino singular para cada una de las partes involucradas en esta operación. En primer lugar para la propia Wofco, una compañía de jovencísima trayectoria (fundada en 2016), que dispondrá de su propia sala de elaborados y que empezará a competir con las dos líderes absolutas en el sector por volúmenes e ingresos: Nueva Pescanova y Grupo Profand. Porque Wofco habrá de compaginar el arranque de esta travesía –es cierto que lleva semanas ya operando en Moaña, como publicó FARO—con la puesta en marcha de su planta de Paraguay, en un polígono empresarial de Hohenau, donde podrá alcanzar las 40 toneladas diarias de elaborados de langostino con la vista puesta en el mercado de Estados Unidos.

En segunda instancia, para el propio Martínez Varela, heredero y maximizador de un legado empresarial que arranca en 1904 con Casa Botas, a los pies de la salitre de O Berbés. El preconcurso al que se vieron arrastradas tres empresas de su grupo (Fandicosta, Peixemar y la propia Botas) lo ha apartado de manera definitiva y abrupta de un negocio que lleva en las venas, el de la pesca. Aunque este acuerdo extraconcursal permite no solo mantener la actividad en la fábrica de Moaña, sino sellar también la transferencia de los activos de las otras dos filiales, como él había perseguido desde el inicio.

nave de fandicosta

Vista parcial de las instalaciones de Fandicosta. / GONZALO NUNEZ

El acuerdo se ha consumado a cambio de algo más de 19,4 millones de euros –es la deuda que asume Wofco, a pagar de una tacada, tras una quita del 50%-- y la cesión del Gobierno gallego de la participación que tenía en la empresa, con un riesgo de otros 3 millones. Se mantendrá el grueso del empleo, próximo a los 200 efectivos.

Reacciones

Tras conocer a través de la Xunta la confirmación de la venta, CC OO ha valorado "de manera positiva" la operación. "Estamos pendientes de que ahora sí, se celebré la reunión solicitada por los sindicatos con los nuevos propietarios para conocer de primera mano los proyectos presentes y de futuro", señalan desde el sindicato.

"Agradecemos —apostillan— el esfuerzo de todas las partes, Administración, comprador, vendedor y especialmente de las personas trabajadoras que han conseguido superar el pre-concurso y que se ejecute la venta con éxito, cumpliendo en todo momento con los pedidos de los clientes, manteniendo el nivel de compromiso y calidad".

Por su parte, la conselleira de Economía e Industria, María Jesús Lorenzana, ha destacado el papel desempeñado por la Oficina Económica del Igape a lo largo del proceso de venta, "que

permitirá mantener, como mínimo, el 90% del personal de producción —214 trabajadores—, tal y como venía defendiendo la Xunta".

En este sentido, Lorenzana ha recordado que a principios de año, Fandicosta, en preconcurso, firmó un contrato de opción de compra a favor de Wofco y "la Xunta renunció a la recompra de su participación en la compañía a través de Xesgalicia, que era del 12,1% del capital, a cambio de un compromiso de mantenimiento mínimo del 90% del empleo".