Galicia se une al bum de los parques de baterías con más de 800 MW en proyectos

Hay casi 200 MW que cuentan con enganche a la red y otros 600 lo tramitan

El sector urge la apuesta por el almacenamiento para dar otro impulso a la transición energética

Almacén de energía de Acciona en Texas (EE UU).

Almacén de energía de Acciona en Texas (EE UU). / ACCIONA

Julio Pérez

Julio Pérez

La Dirección Xeral de Calidade Ambiental, Sostibilidade e Cambio Climático emitió hace justo un mes el informe de impacto para el proyecto de almacenamiento de energía por baterías en Sanxenxo impulsado por una de las mayores compañías del sector solar en el mundo. El gigante chino Sungrow, a través de la filial Soner Sorolla, prevé construir un parque de almacenamiento de electricidad con acumuladores de 5 megavatios (MW) de potencia y 20 MWh de reserva en un área de poco más de 3.000 metros cuadrados en el Polígono Industrial de Nantes. La inversión asciende a 6,5 millones de euros. “El diseño del sistema de almacenamiento estará basado en una configuración modular y escalable compuesta por un bloque. Constará de una unidad modular de potencia de capacidad máxima de 5.000 kilovatios conectada a cuatro unidades modulares de energía”, detalla el análisis de las instalaciones, que integrará las baterías en “contenedores de dimensiones especiales”. Van acompañados de un transformador que convierte la corriente continua en alterna y de baja a alta tensión consecutivamente para cumplir su función de gran pila.

Es la gran obsesión del sistema eléctrico. Contar con suficiente capacidad de almacenamiento para absorber los excesos de generación de las tecnologías renovables en momentos de bajo consumo para evitar que no se pierda esa producción. A diferencia de la nuclear o los ciclos combinados, los complejos de eólica y fotovoltaica son mucho más difíciles de gestionar. No hay un botón de encendido. Dependen de las condiciones meteorológicas y la descarbonización de la economía necesita una mayor expansión de ambas fuentes. A la espera del desarrollo de las centrales de hidrógeno verde, la única alternativa para acumular electricidad a gran escala en la actualidad pasa por las hidroeléctricas de bombeo, que aprovechan los picos de alta producción y baja demanda en los hogares y las industrias para gastar la energía reponiendo el agua de las balsas y estar así listas para cuando el sistema necesite electricidad.

El sistema de almacenamiento de Sungrow en Sanxenxo es solo la punta del iceberg de los proyectos que se postulan en Galicia para blindar la seguridad de suministro, evitar pérdidas de producción y sus altísimos costes. La partida por las restricciones de red –principalmente, el apagado de parques para evitar sobrecargas ante la atonía del consumo– se disparó a 600 millones de euros y Galicia es la zona más afectada, según Red Eléctrica, que hasta el 31 de mayo recibió proyectos de parques de baterías en la comunidad por una potencia superior a los 800 MW. Hay 195 MW que cuentan ya con permiso de enganche y 634 MW están en trámites. Las solicitudes en toda España superan los 8.500 MW y otros 3.000 cursan el acceso ahora mismo.

“Es un primer paso para que se desarrollen proyectos de almacenamiento, necesarios para el avance de la transición energética”, explica Oriol Sarmiento. El gerente del Clúster Enerxías Renovables Galicia (Cluergal) recuerda “la intermitencia” del sol y el viento y los mayores precios del gas, al que se recurre cuando flojean las renovables. El almacenamiento “permitirá eliminar esa dependencia”. A pesar de su papel fundamental en la carrera equilibrada para dejar atrás los combustibles fósiles, el almacenamiento pasa a menudo inadvertido en el debate energético de Galicia. “La actual legislación no facilita este desarrollo, la política retributiva no es suficiente, los nodos de conexión ya están copados por los proyectos de generación... –detalla Sarmiento–. Es un escenario de incertidumbre que no favorece la inversión. Desde el Ministerio para la Transición Ecológica se han lanzado varias convocatorias de ayudas a cargo de fondos Next Generation y esto incentivará los proyectos de almacenamiento”.

capacidad electrica W

capacidad electrica W / Hugo Barreiro

Naturgy tiene entre manos una iniciativa similar a la de la multinacional china en Sanxenxo para Vigo. Tendrá 5 MW de potencia y una capacidad de almacenamiento del 10 MWh, según detalló la compañía ayer. Las baterías se ubicarán cerca de la subestación de UDF de O Troncal, en el barrio de Teis. Iberdrola ha optado por incorporar una batería de 5 MW a la Central de Santiago Sil–Xares. En este caso se trata de un proyecto de hibridación, para los que hay concedido enfuche por parte de Red Eléctrica a 182 MW. En bombeo no hay ninguna solicitud. Para fotovoltaica el visto bueno a 147 MW y casi 200 lo tramitan. La lista de espera más abultada está en la eólica: 6.967 MW en parques sin construir con acceso otorgado y 2.673 en espera.

Suscríbete para seguir leyendo