Greenalia tendrá prioridad para recuperar el enganche a la red de los parques para Alcoa

Transición Ecológica incorpora una puntuación adicional en los concursos de nudo a proyectos con tramitación ambiental superada

Rueda, Vázquez y Lorenzana, ayer, con el comité de Alcoa.  // FDV

Rueda, Vázquez y Lorenzana, ayer, con el comité de Alcoa. // FDV / julio pérez

Julio Pérez

Julio Pérez

Hay tanto ruido alrededor de la hoja de ruta para la reactivación de la planta de Alcoa en San Cibrao, la única factoría de aluminio primario de España, que hasta los involucrados en su futuro y en que la multinacional cumpla el compromiso de volver a la actividad en el arranque del nuevo año ni se ponen de acuerdo en cuántos parques eólicos faltan para asegurarle el suministro de electricidad renovable y estable en precios. Teóricamente son cinco: Levante, Borrasca, Ventisca, Boura y Monzón, estos tres últimos tramitados de una sola tacada. Todos están promovidos por Greenalia, superan los 50 megavatios (MW) –entre todos suman 403 MW– y recibieron el visto bueno de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio para la Transición Ecológica entre el 22 y el 27 del pasado noviembre. Demasiado tarde. El día 14 se acabó el plazo para conseguir la declaración de impacto favorable y conservar el permiso de acceso a la red eléctrica, desencadenando otro rifirrafe entre la Xunta, que arremetió contra el Gobierno central por no llegar a tiempo, y desde Moncloa y el PSdeG hacia la administración autonómica por no mandar parte de su documentación en plazo.

La llave de Greenalia para asegurar los proyectos se resume en tres fundamentales líneas del real decreto-ley con la revisión de las medidas del escudo social para hacer frente a las guerra de Ucrania y Oriente Próximo. “Asimismo, a estos efectos se otorgará una puntuación adicional a aquellos proyectos que dispongan de declaración de impacto ambiental favorable y no dispongan de permisos de acceso y conexión”, señala, con la modificación de la norma que regula la conexión a las redes de transporte y distribución de energía eléctrica y, más concretamente, a los futuros concursos para repartir la capacidad disponible en grandes nudos del sistema.

Es lo que pasará en la subestación de alta tensión de Xove, donde tenían previsto conectar la compañía liderada por Manuel García las cinco instalaciones. Tras la caducidad de los derechos para hacerlo por incumplir el hito del pasado 14 de noviembre, el nudo ubicado en el concello de A Mariña saldrá a subasta. Tal y como adelantó el candidato socialista a la Xunta, José Ramón Gómez Besteiro, tras reunirse el pasado martes con la ministra Teresa Ribera, los parques de Alcoa tendrá ventaja sobre el resto de postores posibles para conseguir el enchufe con esa “puntuación adicional” por contar ya con el informe de impacto.

En su valoración de los grandes cambios incorporados por Transición Ecológica, especialmente la extensión seis meses más del margen para conseguir la autorización de construcción y los tres años extra en la de explotación –es decir, los parques con riesgo de perder el permiso de conexión podrán encender los parques hasta junio de 2028–, la patronal eólica nacional remarcó la importancia del nuevo calendario en Galicia. “Se evita que los proyectos paralizados por decisiones judiciales, las cuales están siendo anuladas por el Supremo, como es el caso de 207 MW paralizados en Galicia, corren el riesgo de perder su acceso a la red”, subrayó la AEE.

La Xunta resta valor al cambio para la planta porque “no es una solución específica”

El cambio en la normativa de acceso y conexión a la red para ayudar a que los proyectos renovables de transcendencia como los cinco parques eólicos de Greenalia para alimentar a Alcoa no aporta, según la Xunta, “una solución específica” para la planta de A Mariña. Tras una reunión ayer con el comité de empresa de la factoría en la que también participó el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y la vicepresidenta segunda y conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, la titular de Economía e Industria, María Jesús Lorenzana, aseguró que el Ejecutivo regional aceptó la propuesta de la plantilla para crear un comité técnico que se reúna de forma mensual y en el que estén representados, además de los trabajadores, el propio Gobierno autonómico y los ministerios de Industria y Transición Ecológica. Lorenzana ve con buenos ojos la configuración de este organismo enfocado a “abordar las dificultades relacionadas” con la tramitación de los parques eólicos para dar suministro a la factoría mariñana y confía en que el Gobierno central también acepte participar. La conselleira asegura que la modificación “simplemente” recoge un procedimiento ordinario de nueva adjudicación de los permisos “sin referenciar” y “sin prevalecer” aquellos parques que tengan contratos de compraventa de energía a largo plazo e incluso aseguró que es “una tomadura de pelo”.

Suscríbete para seguir leyendo