La “cantera” del granito es porriñesa

El IES Ribeira do Louro, impulsor del grado medio de Piedra Natural, preparará este verano una nave de 400 metros cuadrados; en ella quiere ofertar prácticas el próximo curso

Cuando un amigo de Luis Alberto vio en Facebook que el IES Ribeira do Louro empezaría a impartir el ciclo de grado medio de Piedra Natural, no dudó. Se lo comentó y cambió su futuro. Tras dos trimestres de clases teóricas –aprendiendo técnicas de extracción, corte, elaboración o tratamiento, pero también cómo se realizan los acabados, la colocación de las estructuras rocosas o su restauración–, este joven venezolano recibe ahora la parte práctica de la mano de la empresa Godoy Maceira, que al igual que su centro educativo se encuentra en O Porriño (Pontevedra). En esta localidad se instruye la cantera de las canteras, y no forjándose a golpe de martillo, sino con tecnología puntera y los conocimientos más avanzados. Ante la llegada de la nueva remesa de alumnos que se prevé para el curso que viene, el segundo tras un año de muchos comienzos, tan pionero como experimental, la entidad académica que oferta esta modalidad Dual se dispone a dar un salto diferencial que responda con mayor calidad a la mayor cantidad de estudiantes que albergará. En otras palabras, prevé contar con una nave de 400 metros cuadrados para proporcionarles una formación más completa.

Según explica a FARO el profesor Francisco Javier Gil, su objetivo es acondicionar estas instalaciones a lo largo del verano, y que en septiembre estén totalmente preparadas, algo para lo que precisan fondos de la Consellería de Educación. En contacto con el departamento de Román Rodríguez, artífice de esta especialidad formativa que nació en junio de 2022, fruto de un acuerdo con el Clúster del Granito, están pidiendo que “se agilicen los trámites para hacer las homologaciones pertinentes y darle un lavado de cara al interior y exterior del recinto”.

La nave, cedida por el Ayuntamiento de O Porriño, cuenta con un puente de grúa, un sistema de extracción y un compresor, por lo que también reclaman algún tipo de inversión en tecnología. “Estamos a expensas del presupuesto del año que viene para meter maquinaria. Estaríamos encantadísimos si nos proporcionan máquinas de control numérico”, dice el docente, recordando que por el momento solo ofrecen clases teóricas ya que no cuentan con un espacio disponible para la parte práctica, que recae exclusivamente en las empresas con las que colaboran.

Es el caso de Godoy Maceira y otras como Levantina, Granisa, Blokdegal, Grupimar o Lemmar. Todas ellas participan en esta modalidad Dual que tiene como principal “responsabilidad” generar mano de obra cualificada en el sector para la provincia pontevedresa y el resto de Galicia. “Está habiendo problemas bastante graves”, dice Fernando Godoy, gerente de la primera compañía, resaltando que ante la falta de relevo generacional ya no es que encuentren gente joven, es que directamente no encuentran gente. Independientemente de la edad.

“La gente no sabe que hay una vía que al menos nosotros pensamos que es interesante, bien pagada y con unas condiciones laborales que cambiaron mucho desde hace años. Las tecnologías con las que nos movemos a día de hoy no son las de hace 10 o 15 años”, agrega en este sentido, y valora positivamente el interés, “las ganas de aprender y de hacer bien las cosas”, que irradian los alumnos que están llegando del ciclo de grado medio de Piedra Natural: “Esto es interesante, tanto para los estudiantes que esperamos sean empleados el día de mañana, como para las propias empresas. Creo que es bueno para todos. Hay que seguir peleando y hay que seguir luchando para que se sepa que tenemos este FP”.

Luis Alberto, que como el resto del alumnado se ha empapado de toda clase de formación técnica –desde entender y aprender a utilizar las herramientas y máquinas específicas para las tareas que realiza día a día hasta utilizar los softwares de diseño más desarrollados para imprimir los proyectos que crea en 3D y posteriormente poder realizarlos–, estará en Godoy Maceira hasta el mes de mayo y tras esta primera toma de contacto con su sector hará otras prácticas en una segunda empresa que también colabora con el IES Ribeira do Louro. Una vez pase el verano, completará su formación con un segundo año en el que volverá a compaginar numerosas sesiones teóricas con la rutina del taller.

“Una de las cosas que me motivó fue la calidad laboral y que las propias empresas fueron quienes alentaron a que este proyecto se pudiese llevar a cabo"

" Es una muy buena oportunidad para tener una salida al mercado y la posibilidad de poder trabajar en cualquier área. Bien como operador, en oficina técnica, como comercial… Hay muchas posibilidades de desenvolverse laboralmente en el ámbito de la piedra”, destaca el joven, que como sus demás compañeros espera poder estrenar el curso que viene las instalaciones que pronto, si todo sale como se espera, comenzarán a remodelarse en la localidad de O Porriño. Cantera de canteras.

Suscríbete para seguir leyendo