María Peña | Consejera delegada de ICEX

“Vigo se está convirtiendo en un importante centro de emprendimiento tecnológico”

“La guerra en Ucrania ha desestabilizado y generado efectos indirectos enormemente importantes, pero nuestro sector exterior está respondiendo de forma satisfactoria”

María Peña, en la sede del ICEX.   | // CEDIDA

María Peña, en la sede del ICEX. | // CEDIDA / Adrián Amoedo

Adrián Amoedo

Adrián Amoedo

Un imprevisto de última hora impidió que acudiese al Startup Congress Galicia, celebrado en Vigo, pero la consejera delegada del ICEX (Instituto de Comercio Exterior), María Peña, no quiso dejar escapar la oportunidad de trasladar las novedades de la institución y, sobre todo, aportar su visión sobre la situación actual del mercado exterior y las posibles inversiones que podría captar la comunidad.

–Pocas empresas con más vocación de emprender y exportar que una startup, ¿no?

–Sí, efectivamente. Hay dos elementos esenciales que se juntan en una startup. La primera es ese carácter global con el que nace, porque evidentemente es lo que te permite la tecnología. Y, aparte, tienen esa vocación de escalabilidad, algo que hoy solamente puedes conseguir a través de la internacionalización. Esta es un poco la línea de trabajo con la que estamos apostando en el ICEX de una forma muy fuerte. Pero además, los emprendedores, como la mayor parte de las decisiones, muchas veces se toman de forma binaria. Si acierto en un país fenomenal y, si no acierto, pues me cambio de estrategia, me voy a otro.

–¿Qué líneas de trabajo siguen con este tipo de firmas?

–Fundamentalmente es acompañarlas en ese proceso de escalabilidad a través de la internacionalización, dando la visibilidad, conectando y evidentemente asesorando las también estratégicamente sobre cuáles pueden ser los mejores mercados para poder abordar ese proceso.

–¿Cómo puede ayudar hoy el ICEX a las empresas de una región tan exportadora como Galicia?

–Galicia es una región enormemente exportadora y, además, es una de las pocas comunidades netamente superavitarias desde el punto de vista de su comercio exterior. Entonces, en el ámbito del emprendimiento tenemos distintas líneas de trabajo donde también están participando algunas empresas gallegas y queremos evidentemente que participen muchas más. En Galicia general y Vigo en particular, que se está convirtiendo en un centro muy importante de emprendimiento tecnológico.

–En el marco del Plan de Transformación y Resiliencia cuentan con el programa “APIEm”, ¿cuántas empresas gallegas reciben ese apoyo de consultoría para exportar?

–Es un programa de acercamiento a esas empresas que están en sus primeras fases de internacionalización, donde es algo residual de su actividad. Las ayudamos con un autodiagnóstico y a partir de ahí intentamos analizar cuáles son sus debilidades y sus fortalezas y cuáles pueden ser las rutas que han seguido otras empresas de características similares. Esto lo hacemos muy estrechamente en colaboración de nuestras direcciones territoriales y también con los organismos autonómicos. En Galicia ahora mismo tenemos 42 empresas gallegas participando en el programa: 22 de A Coruña, siete de Lugo, dos de Orense y 11 de Pontevedra.

–¿Cómo ha afectado la guerra en Ucrania al mercado exterior gallego?

–Nosotros no teníamos una alta exposición a los mercados ruso y ucranianos, pero evidentemente la desestabilización desde el punto de vista de los suministros de materias primas, la aceleración de la crisis energética, etc., pues genera una enorme convulsión. El gran cambio de madurez del sector exterior español se produce fundamentalmente tras la gran crisis financiera y como consecuencia de la crisis del COVID lo que vemos es que cae drásticamente en 2020, como no podía ser de otra manera. Sin embargo, cuando se vuelven a abrir las fronteras los mercados exteriores se recuperan y en 2022 terminamos con máximos históricos. Prácticamente todos los sectores han recuperado ya totalmente sus niveles prepandemia. Esto está ocurriendo en un marco con unos niveles de inflación absolutamente desconocidos. Y los datos que tenemos de enero y febrero mantienen esa tendencia. Efectivamente, la guerra en Ucrania ha desestabilizado y generado efectos indirectos enormemente importantes, pero nuestro sector exterior está respondiendo de forma satisfactoria.

–¿En qué punto está la inversión extranjera en la comunidad?

–La inversión extranjera en estos momentos está teniendo unos niveles muy altos. La tendencia es que en 2021 y 2022, e incluso en el año 2020, nuestros flujos de inversión directa extranjera han sido positivos. El año pasado prácticamente han crecido casi un 14% con respecto a 2021. El clima de inversiones en España en estos momentos es enormemente alto, hasta tal punto fue el 5º país del mundo en recepción de proyectos greenfield, que son de nueva creación. Y tercero, en términos de renovables en infraestructuras.

–Aquí ya están Citic Censa y Albo y hay interés de firmas como Dicastal o BYD, ¿qué papel cree que jugará China en la inversión extranjera en los próximos años?

–China es un actor absolutamente clave en esos momentos en el en el mundo, tanto desde el punto de vista de su capacidad inversora como en comercio internacional. Es muy difícil saber cuál va a ser desde el punto de vista cuantitativo y hay que tener en cuenta que existen muchos factores también estratégicos, geopolíticos, que tienen que tener que ponerse en el en el pie de la balanza, puesto que es un sistema económico clara y altamente intervenido.

–¿Cómo se ve desde el ICEX la competencia que aquí vivimos con el norte de Portugal?

–Desde el punto de vista de captar inversiones, la competencia puede ser con el norte de Portugal o con cualquier otro país. Pensemos que las grandes multinacionales toman decisiones que se realizan a nivel global. Lo que tenemos que competir es con un buen marco regulatorio, propicio para favorecer esa inversión directa, con mucha transparencia en las reglas del juego y también, evidentemente, con buenas infraestructuras. Luego evidentemente podemos tener ventajas competitivas unos frente a otros. Un elemento enormemente importante que puede marcar la diferencia es el marco regulatorio local, para intentar hacerle el camino y el acompañamiento lo más fácil posible.

–¿Qué perspectivas de ventas al exterior manejan para este año?

–Por lo que vemos en los primeros meses, se mantiene ese dinamismo de las exportaciones, que están creciendo alrededor de un 13% frente a las importaciones, que están creciendo alrededor de un 4,3%. Llevamos ocho trimestres consecutivos con una contribución positiva al PIB del sector exterior. El año 2022 fue de 2,6% y, desde luego, entendemos que 2023 va a repetir esa tendencia.

“La experiencia y tejido industrial de Galicia la convierte en una excelente candidata para un proyecto como el de BYD”

–¿Les ha llegado el interés del fabricante chino de coches eléctricos BYD por instalarse en Galicia y en el área de Vigo en particular?

–Es verdad que en estos momentos el sector automovilístico está teniendo muchísimos movimientos y se están manejando distintos proyectos de alto interés. Hay muchas multinacionales mirando España, creo que parte del vehículo eléctrico también y todo el esfuerzo inversor que se está realizando desde el punto de vista del Plan de Reconstrucción, Transformación y Resiliencia está generando atracción. Son distintos los proyectos que se están poniendo sobre la mesa. Desde luego, la experiencia y el tejido industrial que tiene Galicia concretamente en este sector la hace convertirse en una excelente candidata para este o cualquier otro proyecto de inversión que pueda en estos momentos estar manejándose. –La automoción, vital en Vigo, vive un momento clave, ¿cómo valora la ejecución hasta ahora del Perte VEC?

–Todo el esfuerzo inversor que se está haciendo lo que trata no solamente es de favorecer esta inversión pública, sino también de canalizar y de atraer e inversión extranjera. Galicia tiene un potencial que la pone en una situación enormemente privilegiada.

–¿Se han resuelto ya los problemas de la logística marítima que tanto impacta a este sector y a otras industrias?

–Se están volviendo a recuperar ya la normalidad. Pero eso no quita que evidentemente estamos en un marco donde todo puede ocurrir. Y bueno, también pensábamos que habíamos terminado con la con la crisis del COVID y de pronto apareció el Ómicron. Es decir, todavía vivimos en un marco de incertidumbre, de sorpresas, pero los elementos logísticos poco a poco se van recuperando, tanto a nivel de precios como desde el punto de vista competitivo. Esa es la información que estamos percibiendo y recogiendo.

Suscríbete para seguir leyendo