Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ENTIDADES FINANCIERAS

La Fundación Unicaja aumenta su poder en el banco frente a Manuel Menéndez

La entidad fundacional domina la comisión de nombramientos, clave para la continuidad del asturiano | Dimite otro vocal procedente de Liberbank

Manuel Menéndez, en una imagen de archivo. MODEM PRESS

La Fundación Bancaria Unicaja, mayor accionista de Unicaja Banco (posee el 30,236% del capital), ha redoblado su control sobre la entidad financiera malagueña en pleno pulso sobre la continuidad o no del asturiano Manuel Menéndez como consejero delegado más allá de julio.

La renuncia ayer del consejero independiente Jorge Delcaux, procedente de Liberbank (el banco de mayoría asturiana integrado en Unicaja Banco en julio de 2021), reduce aún más el peso en el consejo de administración de los representantes propuestos por Liberbank en el acuerdo de fusión. De los seis consejeros sobre un total de quince que procedían del desaparecido Liberbank quedan ahora tres, uno de los cuales (Manuel Menéndez) está cuestionado por el sector malagueño.

A su vez, la Fundación malagueña mantiene el control de la vicepresidencia y ha asumido la secretaría del consejo del banco. Además, también ha pasado a dominar la comisión de nombramientos, que se supone determinante cuando haya que dirimir la permanencia o no de Menéndez como primer y único ejecutivo, dado que la propuesta e informe que eleve al consejo pueden ser decisivos. Esta comisión también será relevante en la selección de los cuatro vocales independientes que precisa reclutar el banco, lo que condicionará la correlación de fuerzas internas.

Consejo de Unicaja Banco.

Estos cambios se produjeron ayer en una sesión del consejo de administración en la que tomaron posesión los cuatro nuevos vocales propuestos por la Fundación Unicaja: Miguel González Moreno, Juan Antonio Izaguirre Ventosa, Natalia Sánchez Romero y José Ramón Sánchez Serrano. Estas cuatro incorporaciones reemplazan a los anteriores representantes del mayor accionista, a los que, aun cuando habían sido reelegidos en 2021 para un nuevo mandato de tres años (hasta 2024), el nuevo patronato de la entidad fundacional malagueña exigió su renuncia en diciembre por juzgarlos afines a Manuel Menéndez y al sector asturiano procedente del desaparecido Liberbank.

Los cuatro nuevos vocales propuestos por la Fundación Unicaja tienen como finalidad asegurar una correlación de fuerzas favorable al sector malagueño en el consejo. Pese a ello, la propuesta de nombramiento de estos cuatro nuevos vocales fue respaldada en la junta general de accionistas del 30 de marzo también por la Fundación Bancaria Caja de Ahorros de Asturias y demás grandes accionistas procedentes de Liberbank, lo que explica que obtuvieran el voto favorable de más del 89% del capital presente o representado. Por el contrario, el movimiento liderado por la Fundación Unicaja y los sindicatos para tumbar a los consejeros independientes Maite Costa e Isidoro Unda, también juzgados como proclives al sector asturiano, logró su objetivo pero solo el con respaldo del 53%.

Peso de cada sector

La Fundación Unicaja se reforzó este viernes a su vez con el nombramiento como vicepresidente del consejo de uno de sus cuatro nuevos representantes: Miguel González Moreno, quien reemplaza en esta responsabilidad a Juan Fraile Cantón, uno de los consejeros salientes por haber perdido la confianza de la Fundación.

Con la marcha del independiente Jorge Declaux, el antiguo Liberbank queda representado sólo por Manuel Menéndez (consejero delegado y vocal ejecutivo), Felipe Fernández (Fundación Caja de Asturias) y David Vaamonde, representante de Oceanwood, el fondo inversor británico-maltés que ya era accionista del banco asturiano.

Frente a los tres representantes con origen en el antiguo banco asturiano, el sector andaluz cuenta con siete consejeros: Manuel Azuaga (presidente y vocal ejecutivo), los cuatro de la Fundación Unicaja que tomaron ayer posesión de sus cargos, el vocal que representa al grupo textil malagueño Mayoral (Rafael Domínguez) y una consejera independiente (María Luis Arjonilla) procedente de Unicaja Banco antes de la fusión.

A estos diez consejeros (7 de un sector y 3 de otro) se suma la consejera independiente Carolina Martínez-Caro, que se incorporó al consejo de administración en febrero de 2022 y que no procede de ninguno de los dos bancos fusionados.

En este momento quedan, por consiguiente, pendientes de cubrir cuatro vacantes de consejeros independientes de los seis que debe tener el consejo de administración en virtud de los códigos de buen gobierno corporativo.

Destituciones y renuncias

La tormentosa trayectoria de Unicaja Banco desde la fusión ha supuesto la renuncia sucesiva de cinco consejeros independientes y la destitución de otros dos en apenas catorce meses, lo que evidencia el grado de inestabilidad y controversia internas, amén de la sustitución de cinco consejeros en representación de los accionistas.

La primera misión del consejo será ahora reponer los cuatro vocales independientes que le faltan tras la destitución el 30 de marzo de Isidoro Unda y Maite Costa, la renunciada (materializada ese mismo día) de la asturiana María Garaña (anunciada el 19 de enero) y la dimisión ayer de Jorge Delclaux.

La remodelación este viernes de las comisiones del consejo de administración también evidencia la ofensiva del sector andaluz para dominar el banco. De los 12 miembros de las cuatro comisiones delegadas del consejo, solo uno procede del antiguo Liberbank: David Vaamonde, quien ocupará la secretaría de la comisión de riegos. Hasta ahora los consejeros con origen en el banco asturiano tenían 5 de los 12 puestos. El asturiano Felipe Fernández (Cajastur), que hasta ahora participaba en la comisión de retribuciones, deja de tener presencia en ellas.

En las cuatro comisiones –integradas todas ellas por tres componentes– los consejeros con origen malagueño tienen la mayoría en todas, con dos puestos en cada una de ellas. El puesto restante lo ocupa la independiente sin origen andaluz ni asturiano Carolina Martínez Caro en todos los casos salvo aquel en el que esa posición le ha sido confiada al fondo inversor Oceanwood.

Ahora queda por saber si la Fundación Bancaria Unicaja aguardará a que se complete la composición del consejo con los cuatro independientes que faltan o aprovechará estas vacantes para precipitar el debate sobre la continuidad de Menéndez cuando, en virtud de tales ausencias, el sector andaluz controla siete de los once votos en el consejo.

La ratificación o no de Menéndez ha sido la máxima preocupación de la Fundación Unicaja, dada que el presidente del banco, el malagueño Manuel Azuaga, perderá las atribuciones ejecutivas en julio a más tardar según los pactos de la fusión y la exigencia del Banco Central Europeo (BCE).

Compartir el artículo

stats