Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las navidades de la inflación

Lo que siempre se encarece en diciembre: turismo, pescado y carne

El último mes del año no es particularmente inflacionista, pero es habitual que se incrementen los precios de productos y servicios ligados a las navidades

Lo que siempre se encarece en diciembre: turismo, pescado y carne.

En contra de lo que pudiera suponerse de forma intuitiva, diciembre no es un mes particularmente inflacionista. Entre 2002 y 2021, el IPC subió de media un 2,1% en los últimos 31 días del año, ligeramente por debajo del incremento medio mensual de los precios registrado en el mismo periodo (2,3%), según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). El alza media respecto a noviembre (0,11%) también fue inferior a la variación intermensual general en esas dos décadas (0,19%). Sin embargo, hay algunos productos y servicios que tienden a encarecerse habitualmente en diciembre, la mayoría ligados a las fiestas navideñas.  

Así se comprueba consultando los datos de los últimos cuatro diciembres pese a que las circunstancias fueron muy dispares: dos años de crecimiento (2018 y 2019), uno de fuerte recesión provocada por el covid (2020) y otro de recuperación lastrada por la incipiente espiral inflacionista (2021). En todos ellos, pese a estas diferencias, subieron con mucha fuerza los precios turísticos (10% intermensual de media), pero también el pescado (3,6%) y la carne (0,65%, en particular la de ovino: 3,6%). Fueron asimismo habituales los encarecimientos de la electricidad, la restauración, las legumbres y hortalizas, y el transporte y los carburantes.

Alimentos navideños

Todo apunta a que este año sucederá algo parecido. Según un reciente estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), los precios de los productos de alimentación típicos de las fechas navideñas son este año un 5,2% más altos que el pasado. La asociación sigue desde 2015 el coste de 15 alimentos característicos de estas fiestas en diez ciudades. "Las subidas predominan y son importantes en carnes y mariscos, son algo más suaves en pescados, pero este año destacan los fuertes incrementos en los vegetales, que habitualmente tienen un precio estable", ha apuntado la organización.

Las subidas, así, afectan a 11 de estos 15 productos. La mayor subida es la lombarda (32%), seguida de la merluza (16%), el pavo (14%), el redondo de ternera, la piña y los percebes gallegos (13%), y los langostinos (11%). En un escalón inferior, aparecen la lubina (6%), el besugo (3%), las almejas (2%) y el cordero lechal (1%). El cordero, así, mantuvo básicamente su precio, pero después de subir un 22% el año pasado. Por contra, han bajado las angulas (23%) y las ostras (17%), además del jamón ibérico de cebo (4%) y la pularda (1%).  

Segunda cena más cara

Hay que tener en cuenta, por otra parte, que las familias españolas son las que pagan una de las cenas navideñas típicas más caras del mundo. Así se desprende de un estudio de la red social de inversión eToro, que ha analizado los precios entre el 21 y el 24 de noviembre en los supermercados de 12 países de tres continentes. El plato tradicional de pavo con guarnición costaba de media para un hogar de cuatro personas en España 60,9 euros, un 15,4% más que un año antes, solo por detrás del ganso con guarnición en Alemania (66,7 euros, un 17,7% más). En el extremo opuesto, el sarmale con mamaliga rumano (carne picada de cerdo y ternera) y sus aderezos -incluyendo repollo en escabeche y el porridge de harina de maíz- costaría a una familia 25,87 euros, un 12,7% más. 

"Las familias de todo el mundo están sintiendo el impacto de los precios de los alimentos, que este año han subido muy por encima de la ya elevada inflación, y nuestro estudio global demuestra el efecto que esto tendrá en las cenas navideñas", ha explicado Ben Laidler, estratega de mercados globales de eToro, en una nota. Los alimentos, así, se han encarecido un 17,2% en la UE y un 15,4% en España en un año. "Los platos tradicionales de carne de ave, ya sea ganso o pavo, aumentan el coste de las cenas navideñas, al verse los precios impactados por los recientes sacrificios debido a la gripe aviar en toda Europa. Es posible que esto impulse la demanda de fuentes de proteínas más baratas esta Navidad", ha mantenido Laidler. 

Lo que ya es menos habitual es la subida que registran productos básicos de la cesta de la compra que van desde los aceites distintos al de oliva, como el de girasol, con un alza del 58,9% en un año hasta octubre (último dato disponible)l a leche (25,6%), los huevos (25,5%), las patatas (19%), el aceite de oliva (15,7%) o el pan (14,9%) por el aumento de los costes de producción, vinculados a la energía, los transportes, los fertilizantes o los piensos.

Compartir el artículo

stats