Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La subida de las pensiones en 2023: así quedarán en Galicia

La de jubilación rondará 1.158 euros, 720 la de viudedad y 1.020 la de incapacidad | Un tercio de los beneficiarios en la comunidad cobra menos de 655 euros al mes

Grupo de pensionistas en un parque. Iñaki Osorio

Con la aprobación el pasado jueves de los nuevos Presupuestos Generales del Estado en el Congreso de los Diputados salen también adelante las cuentas de la Seguridad Social para el próximo año. La partida de las pensiones, la de mayor cuantía, supera los 190.000 millones de euros, un 9,4% más que la previsión de liquidación de este ejercicio para asumir las altas –en 2021 fueron casi 582.700, frente a las 469.800 prestaciones que dejaron de abonarse, principalmente a causa del fallecimiento del titular– y adecuar el importe al coste de la vida. Tras finiquitar el polémico Índice de Revalorización impulsado por el Gobierno de Mariano Rajoy que limitó desde 2014 la subida de las pensiones al 0,25% mientras el organismo siguiese en déficit, la cuantía engorda ahora en función de la evolución real del Índice de Precios al Consumo (IPC) en los doce meses previos a la revisión de cada diciembre. ¿Y cuánto se incrementarán el inmediato 2023? El 8,5% aproximadamente, siguiendo el dato adelantado de la inflación publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que sitúa el IPC en noviembre en el 6,8% y la media del último año en el 8,46%.

El alza exacta se conocerá el 14 de diciembre, cuando el INE publique la cifra definitiva de la inflación de este mes. Pero lo cierto es que nunca suele distanciarse demasiado de la provisional. De confirmarse, la subida de las pensiones se quedaría una décima por debajo de la estimación del 8,6% que el Ejecutivo fijó en los presupuestos.

Una vez actualizada con el IPC, la pensión media en Galicia crecerá unos 79,4 euros, pasando de los 934,60 euros en la actualidad a algo más de 1.014 euros. La de jubilación, que ronda los 1.067 euros en la última nómina de la Seguridad Social en la comunidad, alcanzará los 1.158 euros (91 euros más); la de viudedad aumenta 56 euros, hasta los 716,6; la de incapacidad llegará a los 1.020 euros tras un incremento cercano a los 80 euros; la de orfandad ascenderá a 471 euros (37 euros de subida); y la pensión en favor de familiares saltará a 616,4 euros (48 euros más).

Todas son cantidades medias y, como tales, están muy influenciadas por el peso de las prestaciones más elevadas en los cálculos. De hecho, un tercio del colectivo en Galicia no pasó de la pensión mínima en 2021 (9.160,40 euros al año, 654,3 euros mensuales repartidos en 14 pagas), según la reciente radiografía de retribuciones de la Agencia Tributaria.

En 2021 hubo en la comunidad 769.766 pensionistas, de los que cerca de 714.300 solo fueron eso. No tuvieron periodos de cotización por algún tipo de actividad antes de retirarse, ni tampoco estuvieron en el paro. El desembolso de sus prestaciones alcanzó los 10.485 euros, a una media por persona de 14.680 euros. En el caso de los hombres, la cifra ascendió a 16.700 euros y en las mujeres se situó en 12.419 euros, una diferencia de 4.288 euros porque ellas son mayoría en las prestaciones más bajas.

Concretamente, el 55% de los pensionistas de Galicia que no pasaron de la mitad de la pensión mínima el año pasado –ingresos por debajo de 327,3 euros en 14 mensualidades–, eran mujeres, 32.200. Una proporción muy parecida al del siguiente escalón, que va hasta, como mucho, hasta los 654,3 euros: 117.300 mujeres. El porcentaje crece hasta el 60%, como recoge la Agencia Tributaria, en el tramo de prestaciones de 654 a 982 euros. Ese es el tope de prestación para 296.700 mujeres ahora mismo en Galicia. Es decir, el 75% de las pensionistas ni siquiera tocó los 1.000 euros en 2021.

La inflación se modera por cuarto mes consecutivo y se sitúa en el 6,8% en noviembre

La inflación se moderó en noviembre por cuarto mes consecutivo, hasta el 6,8%, medio punto menos que la registrada en octubre (7,3 %) y su nivel más bajo desde enero, debido a la bajada de los precios de los carburantes y la electricidad. Según el indicador adelantado del índice de precios de consumo (IPC) publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de inflación lleva cuatro meses consecutivos a la baja, desde el máximo del 10,8 % alcanzado en julio.

Esta evolución se debe, principalmente, a la bajada de los precios de los carburantes y de la electricidad, con un descenso mayor que el del año pasado. También influye, aunque en menor medida, un aumento más moderado de los precios de la nueva temporada del vestido y calzado. La inflación subyacente, que no incluye ni alimentos frescos ni energía, sube una décima (6,3%).

El Ministerio de Asuntos Económicos destaca que “continúa la tendencia hacia la moderación iniciada este verano”. El director de coyuntura de Funcas, Raymond Torres, cree que “se puede decir que el IPC ha tocado techo”.

Compartir el artículo

stats