Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casi el 80% de los empresarios de Galicia aguantaron en beneficios en la pandemia

El rendimiento medio del colectivo fue de 7.800 euros, un 12,7% menos que en 2019 | Su facturación mermó un 11% y casi se duplicaron los ingresos por subvenciones

Un camarero sirve una cerveza en el interior de un bar en 2021 Eduardo Sanz Nieto

El perfil mayoritario entre los autónomos de Galicia es un hombre de 40 a 54 años, de nacionalidad española, presente en el sector servicios, al frente de una sola actividad y sin asalariados, que lleva al menos un lustro en el negocio y cotizante por la base mínima. Ese es el retrato robot, pero hay también matices muy importantes. Las mujeres tienen una presencia fundamental, son cuatro de cada diez trabajadores por cuenta propia; el papel de la agricultura, que concentra el 19% de las afiliaciones al régimen; y, como ocurre en el resto del mercado laboral y en la población en general, el envejecimiento: un tercio de los autónomos de la comunidad superan los 55 años. Para los más veteranos, el estallido de la pandemia se convirtió en una buena razón para echar el cierre definitivo y evitar la lucha contra una nueva crisis. Se preveía una oleada de jubilaciones y, efectivamente, el confinamiento y las restricciones posteriores en comercio y hostelería –que aglutinaban el 34% de los autónomos antes de la crisis sanitaria– laminaron el censo del colectivo. El número de pequeños empresarios y profesionales con actividad en 2020 alcanzó los 204.497 en Galicia tras una caída del 3,1% (6.600 menos) respecto al ejercicio anterior, según la Agencia Tributaria. A pesar de la difícil encrucijada, casi el 80% de los que siguieron adelante mantuvo las cuentas alejadas de los números rojos.

Fueron, exactamente, 161.525 empresarios con un rendimiento positivo de 1.600 millones de euros, a una media de 10.148 euros. Entre todos sumaron casi 94.000 empleados y 183.200 negocios. Los declarantes de actividades económicas con beneficios en Galicia en 2019 superaron los 171.700 y la media rondó los 10.800 euros, un 6% más. Los que sí acabaron el ejercicio con pérdidas aumentaron un 20%, hasta cerca de 43.000. Teniendo en cuenta a estos también, el rendimiento medio declarado por los empresarios individuales tras el estallido del coronavirus rondó los 7.800 euros, un 12,7% menos.

Unos 52.000 contribuyentes gallegos determinaron sus rendimientos por estimación objetiva agrícola y 18.600 en actividades que no son del campo. En el primer caso, el 90% tuvo beneficios, aunque el importe declarado fue de 1.951 euros de media. En tareas no agrícolas, el porcentaje de titulares con ganancias rozó el 92%, a una media de 5.664 euros.

Hugo Barreiro

La estimación directa es la fórmula mayoritaria. A ella recurrieron 133.650 empresarios de la comunidad y 97.557, el 73%, registraron beneficios: 1.425 millones en total y unos 14.900 euros de media. Su facturación ascendió a 7.454 millones de euros en 2020 después de un descenso del 11% en comparación con 2019 (8.138 millones de euros). Los ingresos por subvenciones prácticamente se duplicaron: de 47 a 80,4 millones. En consumos de explotación gastaron unos 3.700 millones y 182 millones se fueron al abono de suministros (electricidad, agua, gas, telefonía e internet). Los gastos de personal se redujeron un 16% (1.241 millones) y los costes de la Seguridad Social se aligeraron un 18% (485 millones) gracias a la exoneración de cuotas para el personal en ERTE por parte del Estado.

El rendimiento medio declarado en todo el país por el colectivo fue de 10.355 euros, frente a los 11.869 euros de 2019. La tasa de fracaso, que recoge el porcentaje de empresarios en pérdidas al final del año, aumentó casi cuatro puntos: del 14,98% al 18,6%. En Galicia subió del 17% al 21,1%, su techo desde 2015, cuando alcanzó el 22%. Fue la tercera comunidad con mayor volumen de empresarios en números rojos en 2020, por detrás de Baleares (23,5%) y Asturias (22,2%). Madrid, Cantabria y Canarias también superaron el 20%. Las tasas de fracaso más bajas estuvieron en Aragón (15,3%), La Rioja (15,2%) y Castilla-La Mancha (15,8%).

Compartir el artículo

stats