Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reforma laboral eleva los asalariados con puesto fijo en Galicia hasta el 80%

Los indefinidos con jornada completa suben en 44.000, en 22.000 con contrato parcial y hay 15.000 fijos discontinuos más | Las conversiones de temporales aumentan un 89%

Ocho de cada diez asalariados tienen en Galicia un contrato fijo tras la reforma laboral. Marta G. Brea

Como ya sucedió en los momentos más duros de la pandemia, el nuevo shock en la economía por las tensiones inflacionistas no arrecia con la misma intensidad en todos los sectores. “En particular, cabe destacar el comportamiento muy favorable de las ramas de servicios vinculadas al turismo durante los meses de verano”, destaca el Banco de España en la encuesta empresarial de evolución de actividad del tercer trimestre publicada ayer. Ocio, hostelería y transporte registran los mayores incrementos de ventas, mientras que la merma de la cifra de negocio en industria, construcción y agricultura “podría estar reflejando, en cierta medida, el impacto del aumento de los costes energéticos”. Las compañías consultadas por el supervisor financiero –5.400 de las 14.500 a las que se envió el cuestionario– esperaban una tregua en el encarecimiento de los consumos intermedios y ahora descartan una caída a corto plazo. Confían en la estabilización de la facturación en el último trimestre del año y, aunque la mayoría (66,5%) mantiene las plantillas, las perspectivas “son menos favorables”. El indicador de empleo del informe apunta a la primera caída desde comienzos de 2021.

¿Cambiará de marcha el mercado laboral? “Si se sigue ralentizando la economía producto de la guerra, el empleo se va a resentir antes o después”, aseguraba Unai Sordo, secretario general de CC OO a FARO durante su reciente visita a Vigo. Apelando a la prudencia y a abrir el foco más allá de los buenos datos adelantados por el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, a mediados de mes –unos 40.000 afiliados más a pesar del fin de la temporada estival–, el líder sindical recuerda que la ocupación “ha sido la mejor variable económica en España” desde que empezó el conflicto en Ucrania. “Se están dando los mejores datos de evolución del empleo cuando el SMI y la contratación indefinida sobre el total están más altos que nunca después de la reforma laboral”, apunta Sordo.

Los primeros cambios en la normativa de contratación entraron en vigor el 31 de diciembre y el 31 de marzo acabó el plazo transitorio para la adaptación de las empresas, sin opción ya a la modalidad de obra o servicio y más restricciones al resto de temporales. Desde entonces, el número de trabajadores indefinidos en Galicia aumentó en casi 81.200. En agosto había 572.660 en total, el 80% de los asalariados de la comunidad, según la radiografía a fondo de las afiliaciones que acaba de divulgar la Seguridad Social.

Los empleados fijos con contratación a jornada completa aumentaron en 44.034, un 11,2%; la subida entre los de jornada parcial fue del 27%, unos 22.100 más; y los fijos discontinuos se duplicaron: de 14.800 en diciembre del pasado ejercicio a 29.900 el pasado agosto. Aun así, esta modalidad de contratación diseñada para actividades intermitentes –como las cosechas en el campo o los refuerzos estivales en puntos turísticos– supone solo el 5% de los trabajadores indefinidos en Galicia. Ante el riesgo de que algunas empresas abusen de este tipo de contratos para ahorrar costes a pesar de que la actividad no es estacional, la Inspección de Trabajo inició a mediados de año una campaña de control con el envío de cartas a los posibles infractores. Se han destapado 25.593 falsos fijos discontinuos en lo que va de año.

Antes de la llegada de la reforma laboral, la proporción de indefinidos en los asalariados gallegos estaba cerca de diez puntos por debajo, alrededor del 71%. Pontevedra tiene en estos momentos la mayor cuota de puestos estables entre los afiliados del régimen general, el 81,2%; en la provincia de A Coruña ronda el 80,5%; el 77,9% en Lugo; y el 77,2% en Ourense. La medida estatal supera ligeramente a la de Galicia –81,2%– y los porcentajes más elevados de fijos entre el personal en nómina están en Baleares (88,5%), Madrid (85,2%), Cataluña (83,3%) y Comunidad Valenciana (82,2%).

Los trabajadores temporales con jornada parcial merman un 43%

Otros 152.500 asalariados gallegos tienen contrato temporal. De ellos, 112.800 trabajan a jornada completa, tras un descenso de casi el 20% en comparación con el cierre del pasado ejercicio; y 39.700 son eventuales con contrato reducido, un 43% menos que antes de la reforma laboral.

Parte importante del bajón de la temporalidad viene de la transformación en indefinidos de contratos que inicialmente eran eventuales. Las conversiones entre enero y agosto se dispararon un 89% y superaron las 52.700 en Galicia, como recoge el último informe del Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe). El comercio y la reparación de vehículos acumula unas 9.500, lo que supone un alza del 85% respecto al mismo periodo de 2021. En la industria manufacturera aumentaron un 73% (8.032); cerca del 200% en la hostelería (7.859); un 88% en la construcción (5.400); el 75% en sanidad y servicios sociales (4.296); y el 88% en transporte y almacenamiento (3.636). Aunque con menor volumen de contratos, destacan también los avances en educación (121%) y en actividades artísticas, recreativas y ocio (180%).  

Compartir el artículo

stats