Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El primer ferri eléctrico se bota en Vigo con la vista puesta en 12 futuros barcos

Baleària “echa a nadar” al “Cap de Barbaria” en la sede olívica de Armón, que prueba su amistad con la mayor naviera del país: “Debemos diseñar el futuro desde el presente”

13

El primer ferri de una generación verde J. Lores

Entre la húmeda brisa y las nubes que comienzan a traer consigo el otoño, los Astilleros Armón Vigo acogieron ayer la botadura del primer ferri eléctrico de pasaje y carga fabricado en España. Apodado como Cap de Barbaria, este buque con emisiones cero se echó a nadar en aguas olívicas pasadas las seis de la tarde. Dentro de las instalaciones que posee la compañía –especializada en el diseño, la construcción, transformación y reparación de embarcaciones– fue Baleària –naviera con más de 20 años de historia en el transporte marítimo de pasajeros, vehículos y mercancías– quien ejecutó el hecho histórico.

La nave, que se incorporará el próximo verano a su línea Ibiza-Formentera, cuenta con 82 metros de eslora y capacidad para albergar 72 turismos, 15 camiones y más de 300 personas en su interior.

“Aún tenemos trabajo por delante, pero vamos por el buen camino, colaborando de una forma eficiente entre todos los implicados en el proyecto”, destacó Laudelino Alperi, consejero delegado de Armón, cuya empresa en la ciudad está fabricando el barco que este miércoles al fin pudo contactar con el mar gallego.

El mismo incorporará un sistema de almacenamiento de energía, basado en baterías de litio de última generación que le permitirán tener una autonomía de 12 horas en puerto, así como una toma de conexión a tierra de cold ironing. De igual modo, la planta eléctrica del buque contará con un novedoso sistema de gestión inteligente para optimizar su uso y mejorar su eficiencia.

La atleta Andrea Romero Escandell fue la madrina de la ceremonia naval

decoration

“La botadura de un barco es siempre un momento muy emocionante, y en este caso es todavía más especial”, indicó por su parte el presidente de Baleària, Adolfo Utor, en relación a la citada nave, que no emitirá gases contaminantes a la atmósfera durante su aproximación, maniobra, amarre y estancia en los fondeaderos.

Por si no llegase, este barco eléctrico –que se posiciona como “el más sostenible de la flota” de esta naviera– comenzará sus servicios como H2 Ready, preparado para poder instalar un sistema de hidrógeno con una celda de 200 kilovatios (kw): una capacidad de almacenamiento que permitiría su uso durante 24 horas y el suministro del 30% de la energía requerida por el mencionado buque.

El Cap de Barbaria, de 82 metros de eslora y 15,5 de manga, podrá navegar a hasta 14 nudos y será empleado para unir Ibiza y Formentera (en solo una hora) a principios de verano de 2023. Con una capacidad de 240 metros lineales de carga y hasta 390 pasajeros, destaca por su singular diseño operativo por proa y popa (double-ended) que busca agilizar las operaciones de embarque y desembarque.

¿El primero de una docena?

La buena sintonía entre Armón Vigo y Baleària quedó más que patente durante la botadura e incluso hubo guiño ante el anuncio de la nueva docena de buques que la mayor naviera de España pretende construir en astilleros nacionales. “Hoy nos sorprendió con que dijo que iba a hacer 12 barcos, pero no dijo donde”, señaló Alperi en su ronda de saludos con relación a Utor, cuyo proyecto forma parte de un plan que la compañía tiene en marcha para renovar su actual flota (compuesta por 29 naves) en un plazo de cinco o seis años.

Tras exponer sus vínculos y otros trabajos conjuntos, el consejero delegado de Armón dejó entrever que la vista está ahora puesta en ese proyecto entre otros muchos. “El pasado ya forma parte de nuestra vida, debemos diseñar el futuro desde este presente”, aseguró en esta línea, subrayando que la ciudad olívica se sitúa ahora como “el centro más importante de la construcción naval española” y haciendo referencia a Barreras: “El reto profesional es recuperar y potenciar su actividad para superar esos 150 años”.

Alperi resaltó la importancia del mercado exterior, que definió como "fundamental", citando varios ejemplos de la capacidad de fabricación de Armón Vigo: entre ellos, tres buques de investigación oceanográfica para España, Nueva Zelanda e Islandia. También un arrastrero congelador contratado para Malvinas, un barco de pesca de vieira para Argentina y un pesquero para Canadá, que construirá Astilleros Ría de Vigo, según avanzó como novedad: "El volumen de ventas de nuestra exportación oscila entre el 80 y el 90 por ciento".

“Tenemos la gran fortuna de dedicarnos a una actividad que es milenaria: el transporte marítimo es tan antiguo como la humanidad”, resaltó por su parte el presidente de Baleària, refiriéndose al Cap de Barbaria como “el benjamín de la flota”. Indicando que es el primer ferri “100% eléctrico” de España, e incluso se atrevió a decir “del Mediterráneo", manifestó que su construcción supone “un punto de inflexión” para su empresa. Un “paso adelante” que tiene como propósito conseguir “un fin noble”.

El ferri cero emisiones de Baleària prueba el mar en Armón Vigo

El ferri cero emisiones de Baleària prueba el mar en Armón Vigo Jorge Garnelo

Bautizo con cura incluido

La nave, que previsiblemente se entregará en mayo, según informó Alperi, fue bautizada por el padre Felipe, de la iglesia de los Capuchinos, quien tras realizar una pequeña ceremonia en la que no se olvidó del Arca de Noé dio paso a la deportista formenterense Andrea Romero Escandell, que llevó a cabo la clásica rotura de una botella de cava contra el casco del buque.

La joven, una de las grandes promesas del atletismo nacional, agradeció su elección como madrina, que asumió como un reconocimiento a su “esfuerzo y constancia” a nivel profesional y a sus valores como persona que ama Formentera: “Este barco supondrá un método más sostenible para la isla, nuestro ecosistema y nuestras aguas. Sin duda, marcará un antes y un después. Me siento orgullosa de ser parte de este nuevo proyecto”.

El acto de botadura, al que asistieron decenas de personas de diferentes empresas, entidades e instituciones duró más de una hora. En las instalaciones de Armón Vigo, los asistentes pudieron comprobar de primera mano –con sus respectivos cascos de protección– cómo la embarcación iba descendiendo por la rampa preparada para estas maniobras hasta fundirse con el mar. No faltaron las bromas y el alivio al ver que la misma flotaba.

Entre las autoridades presentes estuvieron Elena Espinosa, teniente de alcalde de Vigo; la delegada de la Xunta, Marta Fernández-Tapias; o Jesús Vázquez, presidente de la Autoridad Portuaria. Las dos primeras, que tuvieron la palabra después de las intervenciones de Alperi y Utor, mostraron el apoyo de las administraciones que representaban a esta clase de proyectos que contribuyen a generar empleo y riqueza. Potenciando la economía de la urbe olívica y, consecuentemente, la de la comunidad gallega.

Compartir el artículo

stats