Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tavares reconoce una apuesta por los modelos de “más valor añadido” a la hora del reparto de los chips

El CEO de Stellantis espera un mejor 2023: “De diez proveedores con problemas de escasez de semiconductores pasamos a dos”

Trabajadores en el Sistema 1 de la planta de Balaídos. | // MARTA G. BREA

La escasez de microchips sigue golpeando a la industria de la automoción. Aunque este año ha dado semanas o incluso meses de alivio, solo en el caso de Stellantis Vigo supuso una parada de unos 40 días por cada uno de lo dos sistemas que tiene la factoría, llevando a una caída de la producción de más de un 30%, quedándose por debajo de los 200.000 vehículos. Como publicó FARO, Balaídos estaba viéndose penalizada por el reparto del propio grupo automovilístico, que estaba centrando el reparto de este vital componente en aquellas factorías cuyos vehículos son más verdes (híbridos o eléctricos) y generan más valor añadido, es decir, un mayor beneficio para la compañía, en especial con la caída de la demanda. Ahora es el propio CEO, Carlos Tavares, el que reconoce la estrategia. En una entrevista concedida al periódico con mayor difusión de Italia, el Corriere della Sera, el portugués explica que “la situación se está estabilizando, pero la normalidad no volverá antes de 2023” en cuanto al suministro de microchips, si bien “de diez proveedores que han tenido problemas con esta escasez de chips, pasamos a dos”. “Con la disminución de la demanda de automóviles, nos estamos centrando cada vez más en modelos de alto valor agregado”, reconoce.

Italia es uno de los países en los que Stellantis más está centrando sus esfuerzos para adecuar la producción e introducir tanto inversiones como nuevos modelos. Es, por ejemplo, uno de los tres países de Europa elegidos para albergar una de las gigafactorías de baterías y allí se anunció también la implantación de la nueva plataforma industrial, la STLA, en la planta de Melfi.

Sin embargo, las plantillas del país están en estos momentos sufriendo recortes o bajas incentivadas, de ahí que el grueso de las preguntas de la entrevista se centrase en el futuro allí. Así, Tavares recuerda que “la electrificación representa una gran oportunidad, no solo un riesgo”. “A principios del próximo año anunciaremos el segmento B, que es muy importante para Italia”, avisó el patrón del grupo, que avanzó que será el CEO de la marca Fiat, Olivier François, el que traslade “las buenas noticias en el momento oportuno”.

"La situación se está normalizando", estima Tavares

decoration

Preguntado por la producción y la afectación de la escasez de microchips, el luso comenta que el grupo sigue “en niveles más bajos que en 2019” y que “la dependencia de Europa de China y Japón para las tecnologías fue una de las causas de este frenazo”. “La producción de chips se dirigió más a productos de consumo, desde PC hasta tabletas, que a automóviles”, recuerda Tavares, que cree que “ahora la situación se está normalizando”.

Carlos Tavares, CEO de Stellantis. MASSIMO PINCA

Balaídos marcó la producción más baja para un primer semestre del año desde la doble recesión debido a las múltiples paradas que sufrió. El director de la planta, Ignacio Bueno, ya avisaba que contaban con sufrir nuevos problemas para en la segunda mitad del año en cuanto al suministro. Y lo mismo opina Tavares: “La normalidad no volverá antes de 2023”.

Inversiones

Stellantis se encuentra en pleno proceso inversor, con las gigafactorías de baterías y las nuevas plataformas industriales. Solo hasta mayo el grupo había anunciado más de 14.500 millones repartidos en al menos siete países, inversiones que vinieron acompañadas de las correspondientes ayudas de los estados y regiones a las que se destinaban. “Me parece normal que los gobiernos apoyen a las empresas cuando hay cambios de época, sobre todo para combatir el cambio climático”, explica Carlos Tavares en la entrevista con el medio italiano.

La declaración bien puede ser un guiño hacia el Gobierno de España, con el que la cúpula del grupo está estas semanas negociando la asignación de apoyos para que tanto la factoría de Vigo como las otras dos de Stellantis en el país no se queden fuera de esta revolución planteada por el portugués para modernizar la firma.

Rueda acusa al Gobierno de diseñar mal el Perte VEC

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, señaló ayer que cree que el Gobierno “algo hizo mal” con el Perte del Vehículo Eléctrico y Conectado (VEC) para que Stellantis Vigo se quede fuera. “Algo está mal diseñado”, apuntó, “cuando el resultado es que una fábrica tan potente como Stellantis se queda fuera”, en relación al resultado provisional de la asignación de fondos publicado esta semana y la imposibilidad del grupo de optar a fondos para su nueva plataforma industrial.

Rueda recordó que el Gobierno “se reservó todas las capacidades para hacer este diseño que tiene a día de hoy 3.000 millones”. “Una cantidad muy importante que se iba a destinar al Perte del automóvil sigue todavía sin adjudicar”, indicó Rueda, “con menos de la cuarta parte ejecutado”. “Aquí hay indicios claros de falta de capacidad de gestión”, censuró.

Compartir el artículo

stats