Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La exportación da aire a la economía con récord en Galicia pese a la incertidumbre

Las ventas de las empresas de la comunidad a otros países crecieron un 22% hasta mayo | El gasto en combustibles casi iguala al coste de los componentes de automoción

Almacenes de Inditex en su sede central de Arteixo. // Miguel Vidal MIGUEL VIDAL

La recuperación económica pospandemia se alimentó del brusco rebote de la demanda y la producción tras los duros meses de confinamiento y restricciones. Era lo esperable. Pero, a diferencia de lo que sucedió en anteriores crisis en Galicia, esta vez creció tanto el consumo interno como la aportación del negocio exterior de las empresas, una evolución mucho más sana que se mantuvo en el arranque de este año tan difícil por la desbocada inflación y los cuellos de botella que atormentan a media industria. Las cifras que se van conociendo de la actividad comercial y el resto de servicios no muestran por el momento síntomas de desaceleración y, de hecho, la previsión del sector turístico resiste la embestida de los precios. En las exportaciones, tampoco. El volumen de ventas a otros países superó los 11.600 millones de euros en la comunidad hasta mayo, otra cifra récord tras un incremento del 22,6% en comparación los mismos meses del pasado ejercicio.

Aumentan en valor, en parte por el traslado al producto final del encarecimiento de los costes de las empresas, pero también en cantidad: casi un 10%. Una tendencia generalizada que solo esquivan la automoción, lastrada por las paradas intermitentes del gigante Stellantis a causa de la escasez de chips, y el naval, con su propia crisis por las consecuencias de la quiebra de Barreras.

Líder de ventas

Aún así, la industria del motor resiste como líder de las exportaciones gallegas en lo que va de 2022. El saldo asciende a 2.582 millones de euros, según el balance publicado ayer por la Secretaría de Estado de Comercio. Caen cerca de un 20% respecto a los primeros cinco meses de 2021. El otro pilar del comercio exterior, el textil, afianza las buenas cifras que venía mostrando tras dos años de números rojos por el golpe del COVID-19. La exportación de prendas que no son de punto se disparó un 80%, hasta los 1.416 millones de euros; y el resto rebota un 55% (878 millones). Por las mismas razones, el calzado se cuela entre los productos con mayor cuota de negocio: 155 millones de euros, un 37% más.

Simón Espinosa

Los combustibles dejan también atrás la agonía pandémica por el mayor consumo de carburantes para el transporte y, en su caso sobre todo, el subidón de los precios. La partida llega a los 1.114 millones de euros, lo que supone un incremento del 214%. Únicamente los productos químicos orgánicos, mucho más anecdóticos en la cesta exportadora de Galicia (48 millones de euros) registran un avance superior (519%).

Alimentación y aluminio

El negocio internacional de la pesca se elevó por encima del 31%, con 723 millones de euros entre enero y mayo. La conserva aguanta en niveles muy parecidos a los del pasado ejercicio: 352 millones, un 6,6% más. Del resto de la industria agroalimentaria destacan la subida de la carne (24%), la leche (11%) y las bebidas (11%). Con Cortizo a la cabeza, el aluminio se consolida en lo alto de la tabla del comercio exterior de Galicia. Las exportaciones del producto y sus manufacturas bordean los 456 millones de euros en cinco meses después de un alza del 37%. Las ventas de máquinas y aparatos mecánicos crecen un 46% (330 millones) y un 38% las de madera (311 millones).

Empujadas por el mismo problema de los precios, el valor de las importaciones llega a 10.372 millones, un 32% más que en 2021. Se nota especialmente en las compras de combustibles, que se duplican (1.915 millones) y cuestan casi tanto como los componentes de la automoción (2.044 millones).

Compartir el artículo

stats