Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pertrechos de lujo para Malvinas

La flota de capital vigués encara la campaña más cara de su historia, con aranceles para el calamar y con el gasóleo por encima de los 1,2 euros

Tripulación, en proceso de embarque ayer rumbo al caladero de Malvinas. | // MARTA G. BREA

Cuando los buques de capital gallego partieron para Malvinas en la anterior campaña, tras las Navidades, Vladimir Putin todavía no había desenfundado sus armas contra Ucrania. Los pesqueros, participados por compañías como Pereira, Chymar, Rampesca o Pescapuerta, pudieron abastecerse de gasoil a unos 50 céntimos el litro. Este precio es hoy una ensoñación: en el poste marítimo de Vigo, de acuerdo a los datos que maneja el Ministerio para la Transición Ecológica, se pagaba este miércoles a 1,246 euros. Es más del doble del umbral mínimo de rentabilidad, que la flota calcula en torno a los 60 céntimos el litro. Aun con el bono descuento, que para la pesca también es de veinte céntimos, el coste de este suministro supera ampliamente ese techo. Al gasóleo se suman otros materiales que se pertrechan a bordo como cartones o plásticos, además de alimentos, que se han encarecido hasta un 40% desde el comienzo de este año.

La demanda del recurso que faenan estos buques, principalmente calamar loligo, permite a pesqueras darle igualmente salida en el mercado, con el consiguiente traslado de costes al consumidor final. Desde la formalización del Brexit, además, la flota ha de pagar un arancel del 6% por este producto. El contingente libre de este tributo que validó Bruselas, por importe de 75.000 toneladas, apenas se ha utilizado porque se limita a calamar ya transformado.

Compartir el artículo

stats