Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Consumo, empleo y precios empujan la recaudación fiscal en Galicia a máximos

La Agencia Tributaria ingresa entre enero y mayo 346 millones de euros más que el año pasado | La fuerza del mercado laboral y los salarios elevan el IRPF cerca de un 20%

Clientas pagando en un supermercado de Vigo. // MARTA G. BREA

El mercado laboral de España crece cuantitativa y cualitativamente. A pesar del conflicto por la invasión de Rusia a Ucrania y de las muchas consecuencias que la guerra está teniendo en cuestiones tan fundamentales para la economía como la disponibilidad de materias primas y los costes de la energía, el número de afiliaciones a la Seguridad Social se sitúa en máximos históricos. La próxima semana se publicarán los datos del recién terminado junio, pero todo apunta a un nuevo pico de la ocupación con la creación de unos 85.000 puestos de trabajo más, según el avance que dio el ministro José Luis Escrivá a mediados de mes.

Hay más empleo que nunca y con mejores condiciones, fruto de la histórica reforma pactada entre el Gobierno y todos los agentes sociales para luchar contra la temporalidad y por el auge de sectores –educación, sanidad o informática, entre otros– con mejores salarios. Por eso las cotizaciones sociales crecen al mejor ritmo de los últimos 15 años –y 1,6 puntos por encima del gasto en pensiones– y la recaudación fiscal sigue esquivando la difícil coyuntura que atraviesa la actividad. Entre enero y mayo, los ingresos de la Agencia Tributaria aumentaron un 19,1% en el conjunto del Estado, hasta rozar los 97.100 millones de euros; y en Galicia alcanzaron los 3.179 millones, su techo histórico a esas alturas del ejercicio tras un incremento del 12,2%. A la caja entraron 346 millones de euros más que en el mismo periodo de 2021, cuando finalizó el último estado de alarma por el coronavirus.

Simón Espinosa

Tres razones

Detrás del incremento de la recaudación hay, según el organismo, tres razones fundamentales. El IVA está fuerte porque el consumo también lo está y porque la subida de precios presiona al alza la aportación del gravamen, a pesar de que se dejaron de percibir 660 millones de euros por la bajada del tipo en el recibo eléctrico de los hogares.

Crecen también las retenciones del trabajo, “consecuencia del crecimiento del empleo y de las subidas de salarios y pensiones que suponen adicionalmente incrementos en el tipo efectivo”. El último balance del fisco destaca, además, el menor importe de las devoluciones en el Impuesto de Sociedades por las declaraciones anuales de 2020.

Los grandes impuestos

De todas las grandes figuras de la cesta tributaria, el IRPF es la que mejor evolución presenta en la comunidad. Sus ingresos medraron casi un 20% durante los primeros cinco meses del año: 1.475 millones de euros. El avance nacional en el impuesto asentado sobre la renta fue del 14,4%, mejorando incluso el comportamiento mostrado hasta abril. “Se está produciendo una intensa creación de empleo” y “una subida significativa” de los sueldos medios, explica la Agencia Tributaria, lo que ha favorecido una expansión de la masa salarial del 10%.

La recaudación del IVA se dispara en toda España un 21,3%, muy por encima del 6,4% registrado en Galicia (1.421 millones). Hacienda admite que el ascenso coincide con el fuerte repunte de la inflación, pero descarta que esa sea la única razón porque “en términos de IVA” no se ha dado ese máximo en los precios –“estaba provocado, en gran parte, por la subida de la electricidad que, al margen de los problemas de cálculo conocidos”, dice, en referencia, a la oposición de algunas compañías de facilitar los costes reales que están pagando los consumidores, “no afecta apenas” a la recaudación por la rebaja del tipo desde junio de 2021– y, “en cualquier caso, no es suficiente para explicar todo el crecimiento que se está produciendo en el impuesto”.

Crece el beneficio empresarial

Del Impuesto de Sociedades proceden unos 126 millones de euros de la recaudación tributaria en Galicia, un 7,8% más que el año pasado. La subida estatal ronda el 9%. Mayo no es un mes significativo en el gravamen a los beneficios de las empresas, que, a la vista de las declaraciones de los pagos fraccionados, suben alrededor del 17,9% y un 19,8% en el caso de las bases imponibles. Entre los grupos empresariales consolidados el aumento supera el 26%, en el resto de grandes corporaciones llega al 16% y un 25% en las pymes.

Medidas por los precios energéticos

Mientras aquí los Impuestos Especiales disminuyeron un 12% (37,2 millones), en el marco estatal sus ingresos se elevaron el 7,8%. ¿Cuánto hubieran crecido con los 860 millones de la bajada de tipo en el tributo de la Electricidad? Pues el 18,6%. La supresión del impuesto sobre el valor de la generación restó a las arcas públicas de otros 2.175 millones.

En Hidrocarburos, los niveles se acercan a los prepandemia, “aunque hay que tener presente que los precios ahora son muy superiores a los de entonces, lo que limita la capacidad de crecimiento”. Tras los malos datos del arranque de 2021 por las medidas de aforo y horarios en la hostelería por la ola de la primera Navidad con coronavirus, los impuestos sobre el alcohol acumulan en este 2022 un incremento del 47%.

Compartir el artículo

stats